https://static.larioja.com/www/menu/img/logrono-san-mateo-desktop.jpg

Una feria siempre a la moda

Caseta de tiro al blanco en una feria matea de los años setenta. /  L.R.
Caseta de tiro al blanco en una feria matea de los años setenta. / L.R.

El emplazamiento en torno a Las Gaunas y las atracciones clásicas marcan el recuerdo

SERGIO MARTÍNEZ

Cualquier logroñés que se precie ha cumplido varias veces en su vida con el paseo ceremonial que conduce a la feria. Disfrutar con los amigos en los autos de choque, ambientados con su inconfundible banda sonora, apostar una partida de tiro con carabina confiando en nuestro pulso, comer unos churros que no saben igual ni en otro lugar ni en otro momento, contemplar la ciudad el cielo subidos en la noria... Instantáneas inolvidables e imperturbables ligados a San Mateo como pocas actividades festivas.

La feria ha cambiado mucho en las últimas décadas, pero su esencia se mantiene intacta. Las ganas de disfrutar, las atracciones clásicas, la simbiosis generacional, el ambiente, los olores, los sonidos, los sabores de la feria. Fernando Sampedro, presidente de la Asociación de Feriantes de La Rioja, explica cómo han vivido las barracas el paso del tiempo: «La feria no ha cambiado tanto, muchas atracciones y casetas siguen ahí, de toda la vida. El tiro, la churrería, el scalextric, las salchichas, los dardos, los autos de choque... Lo que sí es diferente es que todo es más moderno y sofisticado, también en los preparativos. Antes para montar una atracción igual estabas dos o tres días y ahora se hace en un momento».

·Más infomación
bit.ly/programa-mateo

Fernando Sampedro habla con añoranza la anterior ubicación, en el entorno de Las Gaunas: «Era otra cosa, estaba más a mano, daba un ambiente más conjunto y la gente venía andando y se quedaba más tiempo en la feria». Sin duda, un entorno mágico para la feria matea. Aún hoy en día recorrer esas calles y parques es llenarse de recuerdos siempre agradables.

«La feria no ha cambiado tanto, pero ahora es más moderna y sofisticada», apunta Fernando Sampedro

Las tardes y noches en la feria, en las barracas, no se olvidan. De niño, de adolescente, de joven, de adulto, de padre, de abuelo... Cada una época tiene su momento y cada una de las fiestas de San Mateo se vive de forma diferente. La feria siempre será un denominador común.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos