https://static.larioja.com/www/menu/img/logrono-san-mateo-desktop.png

Cinco tardes a la espera del toreo

La Roca del Perú. Andres Roca Rey se ha puesto el toreo por montera. :: A. ALONSO / Efe
/
La Roca del Perú. Andres Roca Rey se ha puesto el toreo por montera. :: A. ALONSO / Efe

Un abono desigual, con dos corridas redondas, marca el papel de San Mateo

PABLO GARCÍA MANCHA @PABLOGMANCHA

E francés Juan Bautista abrirá feria matea con el corazón en un puño. El pasado domingo, antes de hacer el paseíllo en la Goyesca de Arles (plaza que dirige y en la que organiza espectáculos apasionantes), anunció que ésta sería su última temporada en activo. El máximo triunfador del año pasado (tres orejas a los victorinos) vuelve a Logroño (con todos los trofeos bajo el brazo) en la corrida inaugural del ciclo en uno de los dos carteles más flojos de la feria. Se espera mucho de la vacada de Albaserrada, pero se echan de menos a varios matadores que están realizando una temporada sensacional con este tipo de divisas: Jiménez Fortes, Octavio Chacón y especialmente Emilio de Justo, que ha sumado puertas grandes en Dax, Mont de Marsan o Valladolid. El diestro galo, torero cartesiano donde los haya, actuará con Manuel Escribano y Joselito Adame. El sevillano es un torero de una pieza que acaba de sufrir una durísima cornada en Cuenca y que se entrega en cada tarde de toros. Nadie lo discute, ni la profesionalidad de Joselito Adame, pero que vuelve a nuestra plaza con el único mérito estar apoderado por los socios de la empresa pero que carece de interés para los aficionados y mucho menos para el público en general. Es decir, un cartel mediocre en una apertura que merecía mucho más. La corrida del miércoles es una incógnita absoluta. Se despide Juan José Padilla, un hombre que se ha dejado el alma en los ruedos y lo hace en una temporada en la que logró el clímax en Pamplona ante una sensacional corrida de Jandilla; por cierto, un hierro que duele mucho que no esté anunciado en Logroño. Los toros son de Zalduendo (también propiedad de los socios de Chopera), una divisa histórica y de enorme calidad que lleva unas temporadas muy irregulares, aunque este año han dado un juego aceptable en las ferias de Almería y Málaga, según palabras del propio empresario.

A Padilla lo acompañan dos toreros de enorme clase. Antonio Ferrera, que se ha reconvertido en un torero reposado y con asiento, y Ginés Marín, máximo triunfador del año pasado en San Isidro y que viene de indultar un toro en Dax y de una gran tarde en Almería. De ambos matadores se puede esperar lo mejor porque son crema pura.

Los carteles de máxima expectación del abono se concentran en dos jornadas: el jueves 20, con el incombustible Enrique Ponce, José María Manzanares y Roca Rey, la nueva sensación del toreo; y la tarde del día grande de las fiestas, el viernes 21 de septiembre, con el mano a mano entre El Juli y Diego Urdiales, ante toros de Garcigrande, José Vázquez y Zalduendo, que son las ganaderías que ha designado el torero madrileño para el festejo.

La feria terminará el sábado con la corrida de rejones, que la recupera la empresa y que tendrá el marcado acento de la familia Hermoso de Mendoza, padre e hijo, con la compañía de Lea Vicens, la primera mujer lidiadora que pisará el ruedo de La Ribera desde la inauguración del coso en 2001. Guillermo Hermoso se presentó en público en Logroño, pero ahora viene como novillero en son de triunfador en cosos como Nimes, Jerez o Valladolid.

Más