https://static.larioja.com/www/menu/img/logrono-san-mateo-desktop.jpg

‘La chica de ayer’, dos veces

‘La chica de ayer’, dos veces
Miguel Herreros

Nacha Pop ofrece un buen concierto en la plaza del Ayuntamiento, con el fallecido Antonio Vega como protagonista

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Logroño

Imaginemos por un instante que Nacha Pop no es ese grupo que debutó nada menos que en 1980 sino otro distinto, más reciente. Olvidémonos, incluso, si se puede, de la significativa ausencia de Antonio Vega. Liberados de esos prejuicios, lo cierto es que Nacha Pop ofreció un excelente concierto anoche en la plaza del Ayuntamiento. Allí se notó calidad, profesionalidad y buen gusto, no sólo sonaba extraordinariamente bien sino que dio al público exactamente lo que quería. ¿‘La chica de ayer’? Pues dos veces ‘La chica de ayer’.

Antonio Vega actuó por última vez en Logroño en el 2007, en la sala Concept (antes lo había hecho en Actual 1992 y más atrás, también en las fiestas de San Mateo con Nacha Pop), y tal vez fue la primera vez en la historia de la música en la que los teloneros (Los Limones) actuaron después de la estrella, que murió dos años después y lo cierto es que ofreció una imagen desoladora. Ayer Nacha Pop contribuyó a edulcorar ese recuerdo con un concierto que también fue un homenaje porque fue recordado y cantado. Quizá los jóvenes no lo aprecien aún, pero los espectadores que acudieron ayer a la plaza del Ayuntamiento podrán decir que escucharon en directo ‘Lucha de gigantes’ y dos veces ‘La chica de ayer’. Claro que sin Antonio Vega no es lo mismo, pero algo queda. No todo el mundo puede decir, salvando las diferencias, que escucharon ‘Twist and shout’ de The Beatles, ‘Break on through’ de The Doors o ‘Sultans of swing’ de Dire Straits en directo, por ejemplo.

Pasada la medianoche, a la hora del concierto, el espacio no reunía ni un millar de espectadores, la escena casi era aterradora para un grupo como Nacha Pop, aunque, por suerte, el público se fue multiplicando poco a poco, aunque tampoco superaría las 3.000 personas. Nacho García Vega apareció como un viejo rockero, con gafas de sol en plena noche, una reminiscencia de los 90. El repertorio comenzó con la enérgica canción ‘Vístete’ y desde entonces el grupo exhibió un rock blusero propiciado en gran medida por el saxofonista Francis García, otro músico con gafas de sol. Del Nacha Pop de los 80 sólo quedan en la banda Nacho García Vega y el teclista Jesús Ortiz de Zárate, pero se han sabido rodear de nuevos y buenos músicos.

La actuación continuó con canciones como ‘Tu mejor momento’, todas de buena factura, de aquella canela fina que fueron algunos grupos de los 80, como Golpes Bajos, Radio Futura, Duncan Dhu… Pero lo mejor parece que siempre está por llegar. Antonio Vega adquirió protagonismo con los temas ‘Grité una noche’, ‘Alta tensión’, ‘Nada mejor’, ‘Lucha de gigantes’ y, por supuesto’, ‘La chica de ayer’, aunque sonaron otras como ‘Suerte’ y ‘El mismo precio’. «¿Qué tal San Mateo? ¡Jo!, yo me acuerdo que San Mateo, en los 80, era una cosa tremenda», pensó en voz alta Nacho García Vega recordando tiempos pretéritos. Un espectador, entre el público, contestó: «¡Es que éramos más jóvenes!». Otros se atrevían a confesar deliberadamente: «A ver si tocan ‘La chica de ayer’ para irnos a tomar algo». La dulce condena de que una canción se haga ultra popular y entierre al resto del repertorio. Y es que ‘La chica de ayer’ es media historia de la música en España. Y Antonio Vega era el 75% de Nacha Pop. A su muerte, quizá, el grupo debía de haberse reformulado, como hizo Nirvana tras morir Kurt Kobain: Foo Fighters; pero decidieron continuar, al igual que Manic Street Preachers tras la desaparición de Richey James Edwars.

«¡Esta canción es vuestra!»

Después de poco más de una hora de concierto, Nacha Pop se despidió con la esperada ‘La chica de ayer’ en un formato más lento que el ritmo al que el grupo estaba conduciendo el directo. Y fue emotivo. Muchos espectadores decidieron grabar el momento con sus teléfonos móviles. «¡Esta canción no es nuestra, es vuestra!», advirtió Nacho García Vega. Eso sí, después, la guinda parecía que iba a ser la versión del ‘Cocodrile rock’ de Elthon John, al que siguió el tema propio ‘Nadie puede parar’. El primer y único bis arrancó con otra versión, la de la canción ‘Frío’ de Manolo Tena, continuó con la canción propia ‘Sol de Caribe’ y finalizó, de nuevo, con ‘La chica de ayer’. Y parece que, si hubiera habido un segundo bis con una tercera interpretación de ‘La chica de ayer’, la gente también lo hubiera agradecido porque fue una hora y media de agradable directo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos