El sabor de la tradición

Caseta con un mostrador que servía a la Cofradía del Pez para el reparto del pez, pan y vino en las fiestas de San Bernabé en los años 60. /L.R.
Caseta con un mostrador que servía a la Cofradía del Pez para el reparto del pez, pan y vino en las fiestas de San Bernabé en los años 60. / L.R.

La Cofradía del Pez convoca esta mañana a miles de logroñeses al reparto junto al Revellín | Casi 30.000 raciones esperan a los visitantes, con 1.200 kilos de alevín de trucha, mil litros de vino y 28.500 bollitos de pan

Roberto G. Lastra
ROBERTO G. LASTRALogroño

Un ejército, sin afán invasor, volverá a apostarse esta mañana junto a las Murallas del Revellín para honrar la gesta de aquellos antepasados que en 1521 resistieron el asedio de las tropas francesas con los peces capturados de noche en el Ebro, el vino almacenado en sus bodegas y el pan elaborado con el grano que guardaba la ciudad.

Con un ojo en el cielo por la amenaza de lluvia, la Cofradía del Pez ha diseñado con mimo, como cada año, la logística necesaria para atender a las más de 30.000 personas que pasarán en poco más de cuatro horas por sus carpas. La devoción, la ilusión y las materias primas necesarias -peces, vino y pan- son las únicas armas necesarias y ya están afiladas con la seguridad de que el sabor de la tradición volverá a conquistar la ciudad.

Este año se utilizarán 1.200 kilos de truchas de alevín procedentes de las piscifactorías de Bobadilla y Viguera de Riverfresh, que ha colaborado en parte del preciado cargamento; el vino, un año más, llevará la firma de Dinastía Vivanco, que ha donado un millar de litros. No faltarán tampoco los casi 30.000 panecillos cocidos para la ocasión, 28.500 bollitos, cientos de ellos especiales para celíacos; y los jarritos de barro, 8.000 ha elaborado la alfarería navarretana El Torero, que podrán ser adquiridos a un euro la unidad.

Leer más

Todo o casi todo está ya preparado y, si no, previsto. Nada se deja al azar. «El domingo tuvimos en La Becada la prueba de los peces y te puedo adelantar que están exquisitos», explicaba ayer, en declaraciones a Diario LA RIOJA, María Díez del Corral, secretaria de la Cofradía del Pez, a la que como al resto de compañeros y voluntarios, casi un centenar de personas, hoy le tocará madrugar. «Hay ya gente en el recinto desde las seis y media de la mañana preparando las carpas y las mesas para que no haya problemas con los fuegos porque hay amenaza lluvia», recalcaba la secretaria de la institución, que cuenta con 26 cofrades de número (el resultado de la suma de 11+6+1+5+2+1 del 11 de junio de 1521), nueve eméritos y 9 de honor. La mayoría de ellos repetirán esta mañana la liturgia -misa a las 8.15 en la iglesia de Santiago y desayuno, a las 9.00 en el Moderno, de migas con huevos fritos y cerezas de postre-. «Hay que coger fuerzas porque el trabajo que espera es duro», resaltaba María Diez del Corral. Un ejército esperará ávido de disfrutar de ese bocado de tradición, frito en aceite a 180 grados.