Fervor y bailes renacentistas

Espectáculo pirotécnico.El sábado por la noche se disparó la única colección de fuegos artificiales de San Bernabé, que congregó a multitudes.. :: / JUSTO RODRÍGUEZ
Espectáculo pirotécnico.El sábado por la noche se disparó la única colección de fuegos artificiales de San Bernabé, que congregó a multitudes.. :: / JUSTO RODRÍGUEZ

Pirotecnia Tomás volvió a triunfar en el único espectáculo de fuegos de estas fiestas antes de que los logroñeses revivieran el pasado más popular y bullicioso en la plaza de San Bartolomé

LA RIOJA

Amagó, pero no llegó a arreciar. La lluvia hizo nuevamente su acto de aparición el sábado por la noche justo cuando empezaba el único espectáculo de fuegos artificiales de San Bernabé, pero se disipó enseguida y el personal, que volvió a acudir en multitudes, como es costumbre, pudo disfrutar de la magnífica colección que había preparado Pirotecnia Tomás, de Benicarló (Castellón), ganadora del concurso de fuegos artificiales de los últimos Sanmateos.

Ya en la mañana de ayer el pasado renacentista más popular y bullicioso volvió ayer a la plaza San Bartolomé, donde se instalaron alfombras y fardos de paja para contemplar representaciones teatrales y algunas explicaciones históricas. Jornaleros, criados, campesinos, artesanos, mercaderes... volvieron a reunirse como entonces para bailar y, en definitiva, celebrar una gran fiesta. En ese mismo escenario se rindió también homenaje a los grupos participantes en los asedios: voluntarios de Logroño, Héroes del Revellín y Guardia de Santiago.

A esa hora, desde el otro lado de la ciudad, junto a la chimenea del parque del Ebro, sonaban de nuevo las detonaciones del cañón real, un acto que ha ido afianzándose en el programa bernabeo. Y, dentro de la vorágine de actos que generan los Sanbernabés, ayer se procedió al traslado del santo patrón de la ciudad. La alcaldesa de Logroño, Cuca Gamarra, acudió, acompañada por la Corporación Municipal, en el tradicional acto del traslado de San Bernabé, desde la Cocina Económica. Posteriormente, participó en el reparto de fresas con vino de la Cofradía de San Bernabé, en la calle Juan Lobo.

Entre tanto, los amantes de las demostraciones de combate presenciaban una exhibición de esgrima antigua junto a las Escuelas Trevijano y los pequeños seguían a lo suyo con su amigo Tragantúa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos