Logroño, unido, jamás será vencido

Un grupo de actores voluntarios de la asociación Guardia de Santiago que intervinieron ayer en la representación. ::/
Un grupo de actores voluntarios de la asociación Guardia de Santiago que intervinieron ayer en la representación. ::

La Iglesia de Santiago volvió a recrear el Concejo Abierto en el que se decidió la resistencia al asedio

DIEGO MARÍN A.

La Iglesia de Santiago volvió a acoger ayer el Concejo Abierto como acto previo a las fiestas de San Bernabé, la escenificación de aquella reunión de los vecinos del Logroño del siglo XVI en el que decidieron hacer frente a los franceses y resistir al asedio. El propio templo acoge estos días, con el horario de apertura del mercado de alrededor, una exposición en su coro en la que se desvela la importancia que tuvo el mismo durante aquel histórico suceso para la ciudad. Y también cuenta algunas curiosidades, como el hecho de que los logroñeses, en aquellos días de junio de 1521, se encomendaron a una Virgen de la Iglesia de Santiago, la de la Esperanza, actual patrona de la ciudad.

La muestra fue visitada por la alcaldesa de Logroño, Cuca Gamarra, y su concejal de Cultura, Pilar Montes. Precisamente en la puerta del templo Pepe Gómez repartía entre los presentes estampitas de la Virgen de la Esperanza con el recordatorio de que los días 18 de cada mes, a las 19.30 horas, se le dedica una misa solemne. Y, al final del acto, se engalanó y preparó a la Virgen para las próximas salidas y procesiones de las fiestas de San Bernabé. Los encargados de esta tarea fueron los miembros de la Cofradía de la Virgen de la Esperanza, con su hermano mayor, Mariano Moracia, al frente.

La Asociación Guardias de Santiago y la compañía riojana de teatro aficionado Escenario Vacío representaron el Concejo Abierto ante la presencia de varios concejales de la Corporación municipal, contando con la colaboración de algunos de ellos, como Miguel Sainz, disfrazado para la ocasión y partícipe de la escenificación. También ataviado con los atuendos de la época asistió como espectador el edil regionalista y reciente nuevo presidente del Partido Riojano, Rubén Antoñanzas, así como la periodista del gabinete del Ayuntamiento de Logroño María Caro.

Al margen del acto hubo también algunas oraciones, tarea en la que colaboró el párroco José Ignacio Díaz. Como aquel entonces, se escogieron a seis vecinos que dirigieran las operaciones militares y se pidió a las mujeres y niños que se refugiasen en los pueblos cercanos. Pedro, sobre todo, se apeló a la unidad: «¡Un pueblo unido puede vencer todos los malos!», «¡Logroñeses, hoy somos la última esperanza del emperador!», «¡Resistiremos!», gritaban los actores. Y de esta manera, ante cientos de asistentes, Logroño volvió a vivir ese sentimiento propio de fuerza ante la adversidad.

También se impusieron ocho 'Medallas del Asedio' a sendos miembros de la Guardia de Santiago y voluntarios, a la sazón: Yajaira Herrera Romero, Tatiana Pellejero Muntión, María Jesús Blanco, María Gloria Moreno, Merino, Juliana Sáenz Martínez, Sergio Mazo Pérez, Nekane Arévalo y Kassandra Fernández Gómez. El acto, al fin y al cabo, tal y como describió al final otro miembro de la Guardia de Santiago, pretende «poner en valor este importante hecho histórico», y es que «aquí empezó la defensa».

 

Fotos

Vídeos