Salud certifica que no hay riesgo en el arenero de Caballero de la Rosa

Arenero del colegio Caballero de la Rosa/Fernando Díaz
Arenero del colegio Caballero de la Rosa / Fernando Díaz

El informe aclara que «no existe riesgo significativo para la salud de los niños»

LA RIOJA

El área de Sanidad Ambiental del Gobierno de La Rioja, a petición del CEIP Caballero de la Rosa, ha elaborado un informe sanitario relativo a la arena del patio del colegio, en el que afirma que «no existe riesgo significativo para la salud de los niños que jueguen en dichas zonas del centro en cuanto a las enfermedades respiratorias causadas por la fracción respirable de sílice cristalina».

Este informe ha sido elaborado debido a la preocupación manifestada por la madre de un alumno del CEIP Caballero de la Rosa sobre la composición de la arena que se utiliza en este espacio, por si tiene algún riesgo para la salud.

Anteriormente a este documento, la empresa Lurkoi, encargada de la instalación del arenero en este colegio, certificó en otro informe elaborado el pasado mes de noviembre, a petición de la consejería de Educación, Formación y Empleo, la idoneidad de la arena utilizada, que ha sido sometida a un proceso de lavado y por lo tanto se trata de un elemento «seguro, apto para el juego y ecológico».

Además, se clasifica como «arena fósil natural, procedente de erosión o sedimentación de corrientes de agua acumulada en grandes depósitos de decantación», por lo que «no se trata de arenas a las que se ha sometido a un proceso de machaqueo industrial y su fracción de cuarzo respirable es despreciable, sin presencia de sustancias peligrosas».

La empresa también ha asegurado que la arena de sílice «ni está prohibida ni es peligrosa». Respecto al sílice, ha precisado que «no se puede equiparar el riesgo al que puede estar expuesto un niño que juega de forma ocasional en un arenero al aire libre con unas condiciones de humedad exteriores, con tamaños de grano de arena del orden de cien veces superiores al tamaño de polvo de sílice libre con las condiciones de trabajo de un profesional realizando trabajos de alta energía en ambientes cerrados o saturados de polvo de sílice libre de forma continuada».

Por último, ha indicado que «resulta evidente que un profesional que manipule roca o arena de sílice convirtiéndola en polvo libre mediante procesos de alta energía de manera continuada en un ambiente industrial, deberá adoptar medidas de protección para evitar los riesgos para su salud, pero no es el caso de un niño jugando en un arenero, en una playa o al aire libre con arena».