La reconversión industrial pendiente

Zona de Lobete cuyo impulso se plantea como prioritario. :: /Antonio Díaz Uriel
Zona de Lobete cuyo impulso se plantea como prioritario. :: / Antonio Díaz Uriel

El Ayuntamiento busca cómo impulsar el cambio de sectores que deberían haberse convertido en residenciales pero que solo lo han logrado en parte | Hasta 170.000 metros cuadrados deberían haberse transformado y aún no lo han hecho

María José Lumbreras
MARÍA JOSÉ LUMBRERASLogroño

Terminado el plazo para que varias zonas industriales de la ciudad se convirtieran en residenciales, estos próximos meses se decidirá qué hacer para que, por fin, esto suceda. Y el camino que se abra ahora será el que se aplique dentro de unos años, con otros espacios cuyo futuro pasa por una transformación de este tipo.

¿Cuál es la situación de partida? Si el Plan General de la ciudad determinaba veinte entornos de reconversión, tres están totalmente desarrollados, edificados y ocupados por nuevos residentes, señala el 'Análisis, diagnóstico y propuestas en los PERIS de reconversión industrial', de la Dirección General de Urbanismo municipal. Por contra, en otros seis no se ha producido ninguna segregación y, en el resto, la ejecución es dispar.

Más

La edificación de estos entornos también ha sido motivo de estudio por parte de los técnicos municipales, de manera que han observado que, mientras aparecen inmuebles con un mantenimiento adecuado, otros se encuentran en estado de abandono. No en vano, hay actividades industriales que siguen en funcionamiento, mientras que otros edificios sin uso desde hace tiempo presentan estado de ruina.

De los objetivos que se plantearon en su momento, cuando se decidió la reconversión, solo se ha cumplido el de la disponibilidad de parcelas para edificar, señala el estudio de Urbanismo. «La continuidad de la trama urbana para integrar los núcleos más alejados del centro, con usos industriales intermedios» sigue pendiente, más cuando el desarrollo parcial de estos Peris -entornos de reconversión- «ha dejado la ciudad con áreas disgregadas, en las que se hace más necesario que nunca su desarrollo para completar y coser la trama urbana».

Terminar el desarrollo de estas zonas permitirá las dotaciones equiparables al resto de la ciudad renovada, indica también el informe, que tiene en cuenta, además, que «la necesaria reubicación de las industrias a los polígonos por motivos ambientales y sociales cuenta en estos momentos con más posibilidades que nunca dada la disponibilidad de suelo industrial existente».

El método

Así, si profundizar en la transformación no parece tener discusión, queda por aclarar cómo. Y, en este sentido, el Ayuntamiento pretende dar un impulso a este cambio. De entrada, desde el estudio de los técnicos de la institución, que pormenoriza en la situación de cada Peri, se ha elaborado una lista de prioridades.

En la misma, figuran cuatro como los más urgentes, pero la iniciativa privada ha empezado a actuar en el primero de la lista (que aparece al lado de estas líneas), el Paula Montal, dado que una empresa de la zona ha solicitado poder redactar el planeamiento necesario. También está en marcha a través de los particulares el que tiene el número 5, el Lobete II.

Así, el Gobierno local ha propuesto comenzar con los otros tres, el de Estambrera I, Quebradizo (en pleno barrio de La Estrella) y Lobete I. El grupo municipal Ciudadanos quiere, según ha hecho público estos días, situar entre los de primera línea a la hora de actuar, el de Avenida de Burgos, a cuenta de las dificultades de la comunicación peatonal con el centro de la ciudad.

El acuerdo definitivo se ha de materializar en el pleno de la Corporación. Y, después, llegaría el inicio de las actuaciones, que arrancaría con la elaboración del planeamiento necesario en las zonas que aún carezcan de él y que, en la mayoría de los casos, sería a través de planes especiales de reforma interior (Peris).

En el caso de que ya exista ordenación detallada, lo siguiente sería el impulso de su desarrollo. «Teniendo en cuenta la magnitud del conjunto de todos los ámbitos, más de 170.000 metros cuadrados, la implementación de las acciones supondrá una ejecución progresiva y una dilación temporal», consideran los servicios técnicos municipales.

En las bases de ejecución del planeamiento de cada zona se podrán prever derribos en función del estado de los edificios, así como las condiciones de conservación exigibles a las edificaciones preexistentes. En estos inmuebles podrían permitirse usos temporales limitados al plazo de ejecución establecido.

Entorno del Quebradizo, en el entorno de La Estrella.
Entorno del Quebradizo, en el entorno de La Estrella. / Antonio Díaz Uriel

Además, se plantea un programa específico para facilitar la salida de las empresas poniendo a su disposición suelo industrial urbanizado en el polígono de Las Cañas. La novedad, en este caso, es la posibilidad de pago en especie con los aprovechamientos de su actual ubicación.

 

Fotos

Vídeos