Una rata, de paseo por García Morato