El PSOE propone el montaje de un pantalán en el embarcadero para facilitar el acceso al Ebro

Estado en el que se encuentra el embarcadero y para el que se pide un muelle flotante que facilite la carga y descarga. :: miguel herreros/
Estado en el que se encuentra el embarcadero y para el que se pide un muelle flotante que facilite la carga y descarga. :: miguel herreros

El concejal Cruz-Dunne criticó ayer «el lamentable estado en que se encuentra la instalación, llena de fango, botellas y hierbas sin control»

M.J.LUMBRERAS

logroño. La idea del muelle flotante en el embarcadero no es nueva. Ya estuvo en un proyecto hace años. El PSOE la rescata ahora porque entiende que facilitaría el acceso al Ebro que reclaman deportistas y también el personal que se dedica al salvamento, como Bomberos, Guardia Civil o Protección Civil.

El concejal socialista Kilian Cruz-Dunne se fijó en que es «una vieja reivindicación de aquellos que quieren usar el río en condiciones» y en que este pantalán debería contar con un sistema modular «al que se puedan añadir otras piezas para acoger a una mayor cantidad de embarcaciones». «El Plan Medioambiental del Ebro que desarrolló el PSOE en el 2009 calculaba esta instalación en 70.000 euros», añadió.

Denunció además el edil el «estado lamentable en el que está el embarcadero, una superficie de 460 metros cuadrados llena de fango, botellas y bolsas de plástico, hierbas que crecen sin control o peces en descomposición». «Es un lugar privilegiado que el Partido Popular mantiene abandonado, en un estado lamentable para la práctica de cualquier deporte o actividad acuática porque prácticamente es imposible acceder al agua», criticó.

LA FRASE Kilian Cruz-Dunne Concejal socialista «El muelle flotante es una vieja petición de los que quieren usar el río»

Para él, «los militares que participaron en la demostración anfibia en el río la última semana de mayo seguro que no se llevaron una buena impresión del estado actual del embarcadero del Ebro, como las personas que a diario pasean por la zona».

«El Gobierno municipal se enroca en no adecuar medioambientalmente este entorno e integrar el Ebro en la ciudad», algo que, en su opinión, podría lograrse con la recuperación del Pozo Cubillas, la limpieza de la ribera, eliminando los malos olores y delimitando el paseo junto a la orilla del río o la instalación de nuevo mobiliario urbano en esa zona del entorno fluvial. Por fin, concluyó que la alcaldesa, Cuca Gamarra, «está demostrando que se niega a apostar por el futuro de Logroño al obcecarse en abandonar las infraestructuras en torno al Ebro».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos