Un próximo concurso encajará un centro de participación de mayores en los actuales espacios de la estación

La alcaldesa ha visitado esta mañana la estación de autobuses / Sonia Tercero

Las asociaciones con sede en el céntrico edificio entre la avenida de España y Pío XII mantendrán sus dependencias allí

María José Lumbreras
MARÍA JOSÉ LUMBRERASLogroño

Quedan un par de semanas de obras. Entonces, la estación de autobuses, la construida entre 1949 y 1958 con proyecto de los arquitectos municipales Jaime Carceller y Luis González y que seguirá en funcionamiento aún un tiempo, estará completamente restaurada. Al menos en sus zonas comunes.

El arreglo, realizado por la empresa Calidad, Organización y Vivienda, ha precisado de una inversión próxima al millón de euros que ha terminado con los desconchones que adornaban el edificio. Las labores de rehabilitación se han llevado a cabo sobre 8.000 metros cuadrados de fachadas y 800 metros de zócalo.

Lo que va a pasar a continuación es que se convocará un concurso para la redacción del anteproyecto que sirva para adecuar, en las zonas que ahora ocupan los servicios de la estación, como las taquillas, como centro de participación activa de mayores. Pero también tendrá que convertir la zona de los andenes en un parque público que puedan disfrutar los vecinos de la zona. Así lo anunció ayer la alcaldesa, Cuca Gamarra, que se acercó a ver la marcha de la intervención, quien indicó que el Colegio de Arquitectos actuará de asesor en este proceso.

El inmueble de la estación reúne además un conjunto de viviendas de propiedad público privada porque de los 81 pisos y sus trasteros, repartidos en 11 portales, el Ayuntamiento posee 24. Al final, la cuota de participación es municipal en el conjunto es del 46,8 por ciento, mientras que la de particulares alcanza el 53,17 por ciento. De entrada, el Ayuntamiento decidió asumir la inversión completa para después repartir las carga a cuenta de la peculiaridad de la manzana, con viviendas y el servicio píblico que incluye.

Los otros usos del edificio de la estación, que también hace una especie de la labor de 'casa de asociaciones' se mantendrán como están. Esto quiere decir que las entidades que tienen allí sus sedes, cedidas por el Consistorio, las conservarán. Igual alguna tiene que cambiar de despacho y mudarse a unos metros para ajustar mejor la distribución de espacios, pero hasta ahí, contó también el concejal de Desarrollo Urbano, Pedro Sáez Rojo.

De la nueva estación de autobuses, en construcción a pocos metros de la actual, Gamarra dijo que las obras van a buen ritmo y que se está a la espera de la convocatoria del consejo de administración de la Sociedad Logroño Integración del Ferrocarril, que dé su visto bueno al modificado que permitirá avanzar en la colocación de la cúpula interestaciones.