El Plan de Alumbrado logroñés propone destinar 22 millones en 5 años y amortizarlo en 10

Iluminación de la Gran Vía logroñesa, cuya revisión está sobre la mesa. :: miguel herreros/
Iluminación de la Gran Vía logroñesa, cuya revisión está sobre la mesa. :: miguel herreros

La preparación de las instalaciones para el paso a LED es el principal eje de acción, mientras van saliendo obras concretas, como Gran Vía y Las Norias

Acabada la redacción del Plan Director de Alumbrado Público, el documento, de casi 70.000 euros, concreta entre otras cosas las tecnologías que deberían utilizarse para cambiar la iluminación de la ciudad a LED y, con ello, el precio de las obras que llevarían a cumplir con el reglamento de eficiencia energética y con el pacto de alcaldes y lucha contra el cambio climático.

En total, la inversión que contempla subiría a 22 millones de euros, con un plazo de amortización de 10 años y con una reducción de 3.800 toneladas al año de CO2, según los datos que maneja el Ayuntamiento. ¿Cuánto es esto? Una familia de cuatro miembros consume 3.500 kilovatios al año, equivalente a una tonelada de CO2 al año.

EL DATO

27.000
luminarias tiene Logroño en toda su extensión y todas ellas tendrán que pasar a LED.

¿En qué momento se encuentra el plan? El concejal del área, Jesús Ruiz Tutor, indica que las ciudades han de realizar su transición energética y que, una vez que se posee una hoja de ruta como el caso de Logroño, podría llevar cinco años, aunque habría que buscar financiación fuera y, para lograrla, es preciso preparar la capital para los cambios necesarios.

Más

¿Cómo? En los dos últimos años se van realizando tareas de adaptación de las instalaciones de alumbrado, con esos 'armarios' que se encuentran en calles, parques y plazas. Se han organizado en cinco fases, alguna de las cuales aún está en trámite de licitación, y para ello se han empleado 1,6 millones de euros. Todas estas labores consisten en reponer protecciones, cables conductores, redes de puesta a tierra y en recablear centros de mando eléctricos... Todo para dejar ordenadas las instalaciones y permitir la integración del alumbrado de bajo consumo. De las 330 instalaciones de alumbrado que se usan para el control y la regulación de la iluminación exterior de la ciudad, se han reordenado el 97 por ciento, dado que el otro 3 por ciento no es municipal, como sucede con la circunvalación o en los pasajes y soportales de la ciudad que son privados.

El cable de La Ribera

Dentro de la renovación de cuadros se ha incluido también la reposición de cableado en la zona de La Ribera hasta Riojafórum, que ha sido objeto de robo en más de una ocasión, señala el concejal. ¿Cuándo se da el salto? «Hemos ido preparándolo todo», explica Ruiz Tutor. Y el primer paso se ha dado con la contratación de la sustitución de luces en Gran Vía y Las Norias por 183.000 euros (se está en ello), que ya figuran dentro de la planificación del documento general de iluminación. «Ya estamos sacando proyectos concretos», pero el plan director como tal aún no se ha presentado a los grupos ni, por tanto, se ha llevado a pleno. El edil insiste en que el trabajo abarca más de una legislatura y que convendría que se apoyara por unanimidad. «Es una cosa de ciudad importante», alega. En un plazo de entre diez y quince años el cambio a LED tiene que estar hecho. Aquí se incluyen cuestiones como los consumos, las energías renovables o las emisiones a la atmósfera.