Pintadas que afean el escaparate más visto

La zona de los soportales de la plaza del Mercado, con variado e histórico comercio, pide solución al problema. :: /Jonathan Herreros
La zona de los soportales de la plaza del Mercado, con variado e histórico comercio, pide solución al problema. :: / Jonathan Herreros

Comerciantes y vecinos, desesperados, reclaman soluciones y denuncian la inacción del Ayuntamiento para detener a los autores, que, según manifiestan, «campan a sus anchas» | Los grafitis ensucian las fachadas de los comercios del Casco Antiguo logroñés

Javier Campos
JAVIER CAMPOSLogroño

«Solo en las pasadas fiestas de San Mateo fueron tres los días en que me dejaron la dichosa firmita en la puerta... Ellos garabateando el escaparate por la noche y yo volviéndolo a pintar de azul cada mañana. Si dejas las pintadas, te lo llenan todo de inmediato; si las quitas, te vuelven a aparecer al día siguiente. Vamos, que esto, mientras quien tiene que actuar no lo haga, y no es otro que el Ayuntamiento y la Policía Local, no tiene solución».

Más

Fabienne Callens, de 'La Casa del Corcho', pone voz a un problema compartido por el comercio del centro de la ciudad agravado especialmente en los establecimientos del Casco Antiguo. Un problema que se ceba sobre todo con las fachadas de los locales -abiertos o no- al público, pero que también se deja notar en otros elementos a la vista del vecindario como portales, columnas, canalones y garajes.

Varias escenas de pintadas por el Casco Antiguo. / Jonathan Herreros

Basta con darse una vuelta por la zona de los soportales de la plaza del Mercado para entender las quejas y protestas del sector. «Esto es habitual y no sólo aquí... está todo el Casco Antiguo lleno y, si te fijas bien, muchas de las firmas en cuestión se repiten», añade Callens. «Te puedes pasar el día limpiando que al siguiente lo vas a tener todo igual. Y en mi caso, que es mármol, al eliminar las pintadas dañas también la fachada...», ponen de manifiesto en otro de los locales vecinos, quienes abogan por unirse para denunciarlo y reclamar medidas para evitar que «quienes pintan campen a sus anchas».

«Si dejas las pintadas, te lo llenan todo de inmediato; si las quitas, te vuelven a aparecer al día siguiente... Una no sabe ya qué hacer» La Casa del Corcho Plaza del Mercado

Más que grafitis como tal, que también los hay, el comercio del centro de la capital amanece con demasiada frecuenta cubierto de 'tags', firmas de una persona con su apodo o alias en diferentes colores y estilos. 'Hash' es de los que más se reiteran y al que señalan buena parte de los comerciantes y vecinos. «Será el mismo o no, pero es de los más constantes», aseguran en Confecciones Arrieta, desde donde se precisa que «llevamos dos años o más que, al parecer, saben de quién se trata, pero ahí sigue...».

«Pasa todos los fines de semana y por todo el Casco Antiguo... grafitis y lo que no son grafitis y aquí nadie hace nada» CONSERVAS LODOSILLA SAGASTA-CARNICERÍAS

Sin distinción entre lo nuevo y lo viejo, entre escaparate o portal, entre piedra o madera... «No sale a cuenta quitarlas, la verdad; pero lo cierto es que dan muy mala imagen y en plena ruta turística tampoco debería consentirse que suceda algo así...», concluyen quienes denuncian que la zona de soportales de la plaza del Mercado, a día de hoy, se ha convertido en un 'gran lienzo' que se extiende por la calle Carnicerías.

Marco metálico marcado.
Marco metálico marcado. / Jonathan Herreros

«Todos los fines de semana, pero cuando digo todos, quiero decir todos, todos... pintadas y no solo pintadas, porque aquí, cuando te dispones a abrir, te encuentras de todo», sentencia Cipri, de Conservas Lodosilla.

Desde el PSOE ya se ha instado al equipo de Gobierno a «dar las instrucciones adecuadas a la Policía Local para que incremente las medidas de seguridad que impidan la realización de pintadas, así como para que la cartelería se pegue solo en los lugares permitidos para ello».

«Pintar la fachada para eliminar las firmas me cuesta entre 800 y 1.000 euros y las cosas ahora no están como para eso» TEBRIZ BOUTIQUE PORTALES-SAGASTA

Y es que el problema, bien visible, tiene continuidad en el eje Sagasta-Portales. «Pinto y aparecen; vuelvo a pintar y vuelven a aparecer. Lo mío es madera y ya lo he dejado por imposible. Pintar la fachada me cuesta entre 800 y 1.000 euros y las cosas no están como para eso», explica Javier Zárate, de la boutique Tebriz.

Las puertas de los garajes no se libran.
Las puertas de los garajes no se libran. / Jonathan Herreros

Justo enfrente, para más inri, languidece 'La Villa de Madrid', uno de los escaparates históricos logroñeses condenados, si nadie lo remedia, a desaparecer entre el abandono -la tienda cerró- y el vandalismo.

«Dan muy mala imagen y en pleno centro turístico aún peor, pero lo cierto es que llevamos dos años o más y seguimos igual» Confecciones Arrieta Plaza del Mercado

Algo similar sucede en una de las tiendas 'El Ángel', en la esquina con Martínez Zaporta... grafitis que se acumulan en una puerta que la propiedad ha decidido dejar así teniendo en cuenta que será en vano el 'repintado' ante tanto grafitero 'espray' en mano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos