Pimientos a medio gas

Jesús Caro, agricultor de Mendavia, despacha pimientos a una compradora logroñesa. :: juan marín/
Jesús Caro, agricultor de Mendavia, despacha pimientos a una compradora logroñesa. :: juan marín

El mercado de Joaquín Elizalde inicia la temporada al ralentí

J. C. LOGROÑO.

Atrás quedaron los tiempos en los que el tradicional mercado de los pimientos de Logroño, ese que cada septiembre, octubre y noviembre ofrece junto a la hortaliza 'estrella' ajos, guindillas, cebollas y tomates, despachaba miles de kilos casi sin querer. Ayer, cuarta jornada de la recién inaugurada cita en la plaza Joaquín Elizalde, apenas una docena de puestos ofrecía su producto a una clientela que se acercaba de forma tímida y no pedía como antaño.

«Menos puestos, menos gente... ni hablar de cuando venían de los pueblos de alrededor a cargar hasta remolques», recordaba ayer Javier, agricultor de Mendavia, tras toda una vida viniendo a Logroño. «Hay poco pimiento y, como casi siempre, hasta después de San Mateo no se anima la gente. Pero vamos, que el mercado no está ya para tirar cohetes», confirmaba Jesús, también de Mendavia, quien explicaba que ahora los que vienen madrugan y para el mediodía ya se puede recoger y volver a casa.

Venta de pimientos a medio gas... inicio de campaña al ralentí. Y así con todo. «Se llegaban a vender hasta 300 ristras de ajos y hoy se habrán llevado media docena», concluía Manuel, de Corella. El mercado ha empezado flojo y todos esperan que, pasadas las fiestas, recobre el pulso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos