Un peligro menos

Un peligro menos
ENRIQUE CABEZÓN - AAVV LOS LIRIOS

A veces los vecinos nos desanimamos con la sensación de que no logramos los objetivos de justicia y equiparación por los que luchamos. Deberíamos de sentirnos orgullosos de nuestra acción cotidiana. Nuestros barrios merecen la pena y denunciar sus carencias y luchar por corregir esta situación es la más alta expresión de amor y compromiso por ellos. En Los Lirios algunos dirán: «Llevan 5 años peleando un colegio, un servicio médico y accesos, dotaciones que tienen aprobadas desde 2015... ¿Y qué hace el Gobierno de La Rioja o el Ayuntamiento de Logroño? Los ningunea y discrimina». Otros dirán: «Si los consultorios no son una solución efectiva, ¿se cerrarán en otros barrios?». O: «El Gobierno incumple la Ley de Farmacia que le obliga a promocionar una en el barrio». Y, es triste, pero llevan razón. Y, sin embargo, en ese mismo barrio, después de una larga lucha, se ha logrado que los trenes de mercancías peligrosas no paren en Logroño, debajo de las casas. Falta que se legisle con más claridad para que Adif no se agarre a esas interpretaciones con las que pretendían justificar esta anomalía. Se ha logrado y desaparece un peligro físico real que ponía en juego nuestras vidas.

La lucha vecinal es necesaria para hacer de nuestros municipios un lugar mejor, a pie de calle se ven y padecen problemas que pasan desapercibidos en los despachos. La única batalla que se pierde es aquella a la que se renuncia.