Un paseo hasta el San Lorenzo

Miren Idoia y Goyo en la cima del San Lorenzo. :: M.I./G.A./
Miren Idoia y Goyo en la cima del San Lorenzo. :: M.I./G.A.

Miren Idoia Fernández y Goyo Ascacíbar caminan desde Logroño al techo de La Rioja en quince horas

DIEGO MARÍN A.

Cualquiera de nosotros paseamos a diario. Vamos andando al trabajo, a la compra, a recoger a los hijos al colegio o paseamos al perro por el parque. Es una actividad sana y cotidiana. Pero los veteranos atletas del Club Maratón Rioja Miren Idoia Fernández Villa y Goyo Ascacíbar Soriano salieron de su casa en Logroño el pasado martes y, andando, andando, llegaron hasta el techo de La Rioja, el San Lorenzo, a 2.271 metros de altura. En total, 73 kilómetros de 'caminata', con 3.532 metros de desnivel positivo en 15.43 horas. Y, al margen de la curiosidad, para sumar mérito a esta salida de 'ultrasenderismo', cabe señalar que Miren Idoia está superando un cáncer de mama y Goyo suma ya 73 años. No hay excusas, si se quiere, se puede.

«Quizá pueda sorprender, pero para quienes hacemos tiradas largas, correr 40-50 kilómetros es normal», advierte Miren Idoia, quien, de hecho, cuenta que subir a Valvanera ya es habitual. «Un día hablamos de ir hasta el San Lorenzo, intentarlo, ¿por qué no?», recuerda. Hubo un primer intento hace años pero una tormenta les impidió completar el reto, llegaron a Campos Blancos. Así que quedaba pendiente.

El pasado mes de junio ella fue operada de cáncer de pecho y cuando Goyo la visitó en el hospital, le advirtió: «En cuanto estés bien, subimos al San Lorenzo». «Son pequeños retos personales y a mí me hacía mucha ilusión. Quiero aprovechar a hacer todo lo que pueda», admite Miren Idoia. Pasado un tiempo, el médico le dijo que podía hacer vida normal y ella, claro, quiso aclarar eso: «¿Y qué es 'vida normal'? Porque la semana pasada hice el Camino de Santiago con mi marido [Fernando]».

«Un día hablamos de subir al San Lorenzo, intentarlo, ¿por qué no?»

Goyo Ascacíbar es un auténtico todoterreno. El sábado participó en la Legua de Navarrete, el domingo corrió la Subida a San Felices y, como guinda, el martes se fue de 'paseo' al San Lorenzo con su amiga Miren Idoia. «¡Hay que moverse!», exclama. Contento de que ella esté «recuperada y en plena forma», eligieron «el día que amenazaba menos lluvia» y partieron a las 4 de la mañana, recorriendo Moncalvillo, El Serradero, Anguiano, Valvanera... hasta el San Lorenzo. «Queríamos ir solos los dos, ser autosuficientes», apunta Goyo Ascacíbar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos