Un paseo, cinco rutas, 29 hitos... y algunos, cerrados

Casa de Mateo de Nuevas. La del 'Inquisidor' iba a ser Casa Museo con el PSOE y el PR y acabó como sede de Dialnet con el PP./Gráfico
Casa de Mateo de Nuevas. La del 'Inquisidor' iba a ser Casa Museo con el PSOE y el PR y acabó como sede de Dialnet con el PP.

La última propuesta turística del Ayuntamiento de Logroño promociona lugares clausurados o que no se pueden visitar | El CCR, la Reja Dorada, los calados de Ruavieja, la 'Casa del Inquisidor'... son destacados los puntos de interés sin posibilidad de disfrute

Javier Campos
JAVIER CAMPOSLogroño

Su primer paso, el de la presentación, ha sido suficiente para comenzar a recibir las primeras críticas. Y es que más allá de que la última propuesta turística del Ayuntamiento de Logroño se base en los códigos QR varios años después de que algunas voces autorizadas duden de su utilidad y sus posibilidades, las sombras parecen imponerse a las luces alrededor de la anunciada como «novedosa» herramienta. Que el código instalado en la puerta de acceso al Cubo del Revellín para su puesta de largo fuese retirado a continuación tampoco es que haya ayudado a una mejor bienvenida.

Cubo del Revellín. Abierto y con el código QR puesto... aunque sólo durante la presentación a la espera de los definitivos.
Cubo del Revellín. Abierto y con el código QR puesto... aunque sólo durante la presentación a la espera de los definitivos.

IES Práxedes Mateo Sagasta. Otro de los 'hitos', junto a la ESDIR –la Escuela de Artes y Oficios–, cerrado y a la espera de su reforma y que sólo se podrá contemplar, deteriorado, desde fuera.
IES Práxedes Mateo Sagasta. Otro de los 'hitos', junto a la ESDIR –la Escuela de Artes y Oficios–, cerrado y a la espera de su reforma y que sólo se podrá contemplar, deteriorado, desde fuera.

Ermita de San Gregorio. Hoy pasa prácticamente desapercibida y, en el mejor de los casos, se ve a través de un cristal.
Ermita de San Gregorio. Hoy pasa prácticamente desapercibida y, en el mejor de los casos, se ve a través de un cristal.

La Reja Dorada. Privada y clausurada, también en la calle Ruavieja.
La Reja Dorada. Privada y clausurada, también en la calle Ruavieja.

Calados. El de San Gregorio, en la imagen, y el Espacio Lagares. Siempre con la persiana bajada salvo en contadas ocasiones.
Calados. El de San Gregorio, en la imagen, y el Espacio Lagares. Siempre con la persiana bajada salvo en contadas ocasiones.

p Centro de la Cultura del Rioja (CCR). Quizás el 'hito' que más llame la atención pues, pese a estar presente en las cinco diferentes rutas y como punto de interés fundamental en la 'cultura del vino' que Logroño 'vende', está cerrado desde hace más de dos años y sin fecha de reapertura. «Creado con el objetivo de ser un referente internacional», puede leerse y escucharse en el material para más inri.
p Centro de la Cultura del Rioja (CCR). Quizás el 'hito' que más llame la atención pues, pese a estar presente en las cinco diferentes rutas y como punto de interés fundamental en la 'cultura del vino' que Logroño 'vende', está cerrado desde hace más de dos años y sin fecha de reapertura. «Creado con el objetivo de ser un referente internacional», puede leerse y escucharse en el material para más inri. / Juan Marín

'Logroño en un Paseo', que así ha sido bautizada, se compone de cinco rutas por la capital de La Rioja para conocer los hitos más importantes de la ciudad que van desde las dos horas de duración a un día entero. Recorridos en los que, según la Concejalía de Cultura, Comercio y Turismo, se podrá «visitar» prácticamente toda la ciudad, «conocer» lo imprescindible o lo esencial y optar, junto a las alternativas de un día entero, medio día o la denominada visita 'exprés', bien por disfrutar de un paseo gastronómico bien por recorrer el Camino de Santiago a su paso por nuestro casco urbano. Y todo ello con el 'extra' de escanear mediante un dispositivo móvil los códigos QR que se encontrarán en cada lugar para poder acceder a la información ampliada y audio-guías detalladas.

Más a allá de las palabras aparecen los hechos. «Desde hace años somos conscientes de la importancia de la promoción de la ciudad como uno de los principales motores de desarrollo económico y creación de empleo. Logroño lo está haciendo bien, tenemos un sector muy profesionalizado y grandes atractivos que nos singularizan frente a otras ciudades. Cada día recibimos más turistas pero precisamente por ello -para fidelizar a los que ya nos conocen y tienen ganas de repetir, al tiempo que atraemos nuevos- seguimos innovando y planteando ofertas nuevas, apoyándonos en la tecnología y acomodándonos a los nuevos requerimientos de nuestros visitantes», publicitaba la concejal delegada del ramo, Pilar Montes, la pasada semana.

Así, las rutas han quedado plasmadas en un pequeño plano en el que están señalizados cada uno de los recorridos. Y a través de códigos QR se facilitará documentación de los distintos hitos, un total de 29, marcados a lo largo del trayecto. Habrá quien pueda echar en falta alguno, que también -caso evidente de las ruinas de Valbuena-, pero lo que más ha llamado la atención estos primeros días es que varios de ellos no es ya que no sean visitables como tal al ser sede de distintos organismos y entidades, como el Palacio de los Chapiteles -ocupado por el Instituto de Estudios Riojanos, entre otros- o la Casa de Mateo de Nuevas -denominada popularmente como 'Casa del Inquisidor', donde se ubica la Fundación Dialnet-, sino que estén directamente cerrados. Incluso así se advierte en los horarios que facilitan desde la propia Oficina de Turismo.

Especialmente chocante resulta lo que sucede en la calle Ruavieja, en pleno Camino de Santiago y en una de las arterias más antiguas y con más historia de la ciudad de Logroño... Allí, en apenas unos metros, se concentran hasta cuatro de los hitos, que forman parte de la práctica totalidad de las cinco rutas, y que, sin embargo, pueden provocar en el turista una especie de estado de desconcierto incluso confusión. Y ello. aparte del importante desembolso económico que han supuesto para las arcas municipales y que provoca la desesperación, cuando no indignación, de los propios logroñeses.

De entrada, se alza el Centro de la Cultura del Rioja, el CCR que iba a ser y, de momento y a la espera de una apertura que no se antoja próxima, sigue sin ser. «Es un espacio singular dedicado a la cultura del vino de Rioja creado con el objetivo de ser un referente internacional», puede leerse y escucharse para más inri en el material promocional. La realidad es que a ojos del visitante se levantará un edificio nuevo y cerrado 'temporalmente' desde hace ya más de dos años.

De la misma manera, quien se disponga tentado a seguir algunas de las rutas de 'Logroño en un Paseo', se encontrará los calados de la zona, con el de San Gregorio como principal referencia -amén del Espacio Lagares-, La Reja Dorada o la ermita de San Gregorio. Una situación que, no en vano, no pasa desapercibida para el propio personal de Turismo. 'Monumentos' que, en el mejor de los casos, sólo se podrán contemplar por fuera y en el peor, en un estado tan deteriorado como el IES Sagasta, que también ha sido incluido. No conviene tampoco olvidar las voces que ya se han levantado ante algunos olvidos que, no en vano, sí se incluían en otros materiales promocionales tales como el palacio de Legarda, sede del Colegio Oficial de Arquitectos, o el del marqués de Monesterio, sede de la Seguridad Social...

Amigos de La Rioja convocó ya hace dos años un paseo «reivindicativo y diferente» por el patrimonio de la capital de La Rioja deteniéndose en lugares, en palabras de su presidente, Federico Soldevilla, «donde no podremos admirar la variedad y riqueza patrimonial bien porque no podemos entrar en el edificio y sólo vemos su exteriores, bien porque el elemento se retiró y se guardó quién sabe dónde, bien porque ha desaparecido o, directamente, ha sido destruido». Algunos de los cuales, y he aquí otro motivo de denuncia, siguen igual tanto tiempo después.

 

Fotos

Vídeos