PASEAD, PASEAD...

Se llama 'Logroño en un Paseo' porque, otra cosa no, pero pasear vas a pasear. La anunciada como «novedosa propuesta turística», última idea del Ayuntamiento de Logroño para hacer de la capital de La Rioja un destino más apetecible, se articula en torno a 29 hitos a fin de conocer, según lo que nos han contado, «lo imprescindible o lo esencial». Y todo ello acomodado a los gustos del potencial visitante y, sobre todo, al tiempo del que disponga. Puedes pasear todo un día entero, medio o 4, 3 y 2 horas dependiendo de las prisas que tengas. La ruta más larga y completa de las cinco propone conocer «prácticamente toda la ciudad» sobre el papel, el Casco Antiguo llegando también a los puentes, la Casa de las Ciencias o el Ayuntamiento una vez pones pie en tierra, «siguiendo la antigua trama de la ciudad medieval permitiendo descubrir la historia, las calles y plazas, las iglesias, tradiciones, leyendas, comercio, arquitectura, Camino de Santiago, infraestructuras, espacios culturales y educativos y 'el Rioja'». Un paseo, cinco rutas y 29 hitos, sí, con el problema, y es lo que no se nos dice, de que algunos de ellos están cerrados a cal y canto y sin posibilidad de visita. La calle Ruavieja concentra varios de ellos y tal vez de los más importantes -y en los que más se ha invertido en los últimos años-: del Centro de la Cultura del Rioja a los calados, de la ermita de San Gregorio a La Reja Dorada. Y eso que en la misma hay algunas omisiones. Quizás eso sea opinable, pero cuanto menos es preocupante que, como el otro día, coincidiendo con la presentación de la nueva 'herramienta', un par de turistas se preguntasen ante el edificio con forma de botellero qué era eso que respondía a las siglas de CCR y a uno, más que pasear, le dieran ganas de salir corriendo.

 

Fotos

Vídeos