El parque móvil logroñés alcanza la cifra récord de los 86.580 vehículos

El parque móvil logroñés alcanza la cifra récord de los 86.580 vehículos

La mayor parte del crecimiento del último año se debe a los 1.554 turismos incorporados, la mayoría de menos de 12 caballos fiscales

María José Lumbreras
MARÍA JOSÉ LUMBRERASLogroño

El parque móvil de la capital ha sumado este año un nuevo repunte que le ha llevado a superar la barrera de los 86.500 vehículos, cuando hasta ahora, como máximo, habían rondado los 84.500, unas decenas arriba o abajo.

En total, se han incorporado al mismo hasta 1.820 vehículos, de los que 1.554 son turismos. Con todos ellos, estamos en las 86.580 unidades. La práctica totalidad de las categorías que prevé el padrón municipal han crecido. Los turismos, desde luego. Han sido doscientos más que los que se integraron en el padrón del 2017. Pero también se han contabilizado más camiones, tractores, remolques y autobuses, aunque en este caso el aumento se resuma en unas unidades (caso de los autobuses) o unas decenas, como sucede con los camiones o los tractores. No pasa igual, sin embargo, con los ciclomotores. Éstos sí han bajado en algo más de una centena.

¿Tiene que ver con la situación económica? Eso parece. Si tomamos las tablas de datos de la capital desde el año 2000, el parque móvil no dejó de crecer hasta el 2008, año en el que la crisis se hizo notar con virulencia. Vinieron entonces años de estancamiento e incluso de descensos que afectaron, sobre todo, a los vehículos que se utilizan para las actividades económicas. En tres años, allá por 2014, se habían perdido hasta 2.241 camiones, autobuses o tractores.

Las cosas parecen haber cambiado porque se vienen encadenando tres años con saldo positivo. De hecho, los números de los mejores años en la capital siempre habían rondado los 84.500 y, esta vez, sin embargo, se ha sobrepasado la barrera de los 86.500. Tampoco es para echar las campanas al vuelo. La mayor parte de las incorporaciones son turismos de menos de 8 caballos y de los de 8 a 12 caballos. En los más potentes, apenas si hay variaciones.

Por todos estos vehículos, el Ayuntamiento pasará hasta 80.500 recibos por los que recaudará 6.988.371 euros, redondeando, siete millones, cien mil más que en el 2017. ¿Por qué no coinciden los números de recibos con los de vehículos? Porque los hay exentos de tributar. Esta vez son unos 6.000 por los 5.800 del padrón anterior.

Exentos del todo están las ambulancias; los autobuses de transporte público; los vehículos agrícolas; los clásicos e históricos que suelen rondar el medio millar; los de personas con discapacidad, que forman el grueso del conjunto, con más de 4.000 unidades; los coches oficiales y también los del parque móvil municipal.

El impuesto está bonificado en los casos de los vehículos híbridos, con el 50 por ciento, o de los que usan motor eléctrico, que tienen un descuento del 75 por ciento. Su crecimiento hasta ahora ha sido lento. De ahí el interés por fomentarlo.

Los recibos llegarán en unas semanas. No en vano, el calendario del contribuyente establece, como fecha de vencimiento, el 5 de mayo. Y, en este sentido, los logroñeses tienen la costumbre de pagar, en el caso de vehículos, en un porcentaje que roza la perfección, dado que este año 2017 ha sido del 99,25 por ciento, según los datos de la última liquidación presupuestaria, la correspondiente a 2017.