Un obstáculo que crece y cabrea

Andamio que ha sustituido a un vallado que databa de octubre. :: /Antonio Díaz Uriel
Andamio que ha sustituido a un vallado que databa de octubre. :: / Antonio Díaz Uriel

Colón 11 cambia una valla de seguridad por un andamio para reformar la fachada tres meses después de una caída de cascotes

Javier Campos
JAVIER CAMPOSLogroño

Un vallado temporal por seguridad, que pasaba ya de los tres meses, y un andamio para unas obras de reforma, que lo sustituye tras una larga espera sin saber durante cuánto. Lo de Colón 11, en la confluencia de la avenida del mismo nombre con Presidente Leopoldo Calvo Sotelo, «clama al cielo».

Al menos así lo ven quienes desde octubre se ven obligados a variar su itinerario tras el acordonamiento de parte de la esquina a consecuencia de un desprendimiento de fachada. «Vinieron, cortaron el paso y se olvidaron... hasta la pasada semana», protestan en un establecimiento comercial del entorno.

La esquina ha cambiado una valla por un andamio y, después de tanto tiempo, no es visto más que como un obstáculo que crece. Y que cabrea. «Lo que tienen que empezar es ya con las obras, ¿o es que piensan tirarse ahora otro tanto con esta barrera?», se quejan en otro comercio, cuyo escaparate se ha visto 'tapado'.

El desprendimiento fue en octubre, al poco de solicitar la licencia de obras, y por ello se acordonó la esquina

Se da la circunstancia de que el tránsito peatonal en tal confluencia se ve alterado desde el pasado 23 de octubre, cuando una caída de cascotes de las alturas requirió la intervención de Bomberos, que sanearon la parte afectada para posteriormente proceder al vallado de seguridad junto a Policía Local.

El inmueble no había superado la correspondiente ITE (Inspección Técnica de Edificios) a la que fue sometido en junio por deficiencias en fachadas y cubiertas. Desde el Ayuntamiento se aclara que la comunidad de propietarios ya había pedido la licencia de obras antes incluso del desprendimiento, pero no fue concedida hasta el pasado enero.