Las obras de mantenimiento del Cuarto Puente necesitarán al menos un año de trámites

15 años desde su inauguración. Aspecto actual del puente de Sagasta, cuya única reforma se limitó a las pasarelas peatonales en el 2012. :: /Justo Rodriguez
15 años desde su inauguración. Aspecto actual del puente de Sagasta, cuya única reforma se limitó a las pasarelas peatonales en el 2012. :: / Justo Rodriguez

El Ayuntamiento licitará antes de final de año la redacción del proyecto y ya en el 2019 sacará a concurso su ejecución por 500.000 euros

Javier Campos
JAVIER CAMPOSLogroño

Logroño. «Está feo, pero es seguro». Esa sería la conclusión final en términos coloquiales de la asistencia técnica para la inspección principal del oficialmente puente de Sagasta, popularmente conocido como Cuarto Puente, recibida por el Ayuntamiento de Logroño. La primera revisión general de la infraestructura llegaba a los 15 años de su inauguración, durante el primer trimestre del 2018, y tras las lluvias de la pasada primavera se realizaban unas segundas 'comprobaciones' que completaban el esperado chequeo.

«Resumiendo: la asistencia técnica lo que dice es que el estado del puente es bueno en general, pero necesita de las pertinentes labores de conservación. Problemas de seguridad, por tanto, ninguno; pero sí requiere el mantenimiento propio de una instalación que tiene ya 15 años», explicaba ayer a este periódico el concejal de Transporte Urbano, Tráfico y Vías Urbanas, Francisco Iglesias.

Corrosión evidente en el metal.
Corrosión evidente en el metal. / Justo Rodriguez

Diario LA RIOJA ya se hacía eco en octubre del 2015 del deterioro de un puente en uso desde el 2003, siendo los desperfectos que presentaba la pintura y el óxido en sus juntas y puntos de unión el principal motivo de queja ciudadana. Desde entonces no se ha hecho nada, han pasado tres años y, es evidente, que su estado ha seguido empeorando. «Casi todo es estético», señala Iglesias después de que el pasado Pleno aprobase la moción del PSOE para la licitación «inmediata» de las obras que sean necesarias según la citada asistencia técnica.

Una inmediatez que, en cualquier caso, no será tal pues la tramitación del proyecto que ahora se inicia se dilatará no menos de un año. Las previsiones del equipo de Gobierno son las de licitar la redacción del proyecto de trabajos de reparación, mantenimiento y conservación en lo que queda de año: 20.000 euros con cargo a los presupuestos de este 2018.

Teniendo en cuenta que para la elaboración se precisarán no menos de entre 3 y 4 meses, no será hasta la primavera cuando se disponga del mismo para licitar ya la ejecución de las obras en sí antes de finales del 2019 -habrá que esperar al crédito para su financiación-. Para las mismas, adelanta Iglesias, se han calculado alrededor de 500.000 euros, que serán plurianualizados, 200.000 en el 2019 y 300.000 en el 2020.

Pintura desconchada en el protector de los tirantes.
Pintura desconchada en el protector de los tirantes. / Justo Rodriguez

«Fundamentalmente será renovación de pintura y limpieza de óxidos... Los tirantes, en principio, cumplen, pero no obstante se harán nuevos ensayos por si debe haber reajustes aunque están dentro de los márgenes de tolerancia. La estructura, por lo demás, es la correcta, salvo algunas fisuras», añade. «El estudio habla también de la tornillería y sí que recomienda actuar en las pasarelas peatonales y aplicar algún tratamiento que evite las heladas y nos dote de una superficie menos resbaladiza. El resto serán trabajos de albañilería, limpieza general y retirada de residuos», expone.

«Juntas que se han fisurado, por ejemplo, en las uniones de la parte de la calzada, en el tablero, uniones de los desagües con el asfalto que se han agrietado, algún tema de hormigón, cambio de la iluminación a LED... y todo ello con otras recomendaciones relativas a pequeñas mejoras, en la zona de los estribos, con la instalación de alguna válvula antirretorno... en definitiva, 'cositas' que se pueden mejorar y mejoraremos», concluyó.