MENOS ES MÁS

El debate no es nuevo. De hecho, ya en el 2013 el día de San Mateo cayó en sábado. Y el cohete se disparó el viernes, en día laborable, sí, a las 13 horas, que también, e incluso se recortaron días... y no pasó nada -por si alguien pensaba que el mundo se iba a acabar-. ¿Semana natural o del 20 al 26? Afortunadamente, la pregunta ya no es esa. Hay otras posibilidades, algunas hasta ya se han aplicado -aquel 2013 fueron del 20 al 25 y la Tierra siguió girando alrededor del Sol-, y otras muchas esperan su turno en la mesa. Afortunadamente... Dejemos a un lado al sector hostelero, para los que dos fines de semana de festejos, lógicamente, son mejor que uno.... pero no porque quieran necesariamente fiestas el lunes, el martes, el miércoles, el jueves... Cuando mejor trabajan son los sábados, claro está, y dos mejor que uno. ¿El resto? Pues hay hasta a quien les sobra. No había más que darse una vuelta este lunes y este martes para comprobar lo 'volcado' que estaba Logroño con su fiesta grande. La semana natural de San Mateo, no nos engañemos, sirve para lo que sirve. Nueve días de vacaciones para los 'afortunados' que pueden cogérselas. Y si no nueve, los que sean. Mientras, los que tienen que trabajar se encuentran con los problemas añadidos de una ciudad con la puerta entornada. Y no nos olvidemos de la comunidad educativa. Una semana de vacaciones tras la primera semana de clases. Lo más pedagógico del mundo, oiga. Sin trabajo y sin cole, pues a hacer las maletas y a alargar el verano en familia casi en octubre, que el tiempo y los precios acompañan. ¿Fiestas para todos o vacaciones para algunos? Esa es mi pregunta. Teniendo claro, además, que unas fiestas más cortas nos harían vivirlas más intensamente... Menos, en este caso, es más.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos