Mala fecha para Logrostock

Las cifras de asistencia a Logrostock volvieron a batir récords, según los organizadores. /Juan Marín
Las cifras de asistencia a Logrostock volvieron a batir récords, según los organizadores. / Juan Marín

Los comerciantes destacan la desacertada simultaneidad con Carnaval | Aunque el balance de la feria lo califican de «bueno» han echado de menos más visitantes de otras comunidades

TANIA NASTASE

Todo apuntaba, un año más, al éxito de la Feria de Oportunidades Logrostock, que puso ayer el broche final a su XVII edición en la Plaza del Espolón. Aunque el balance general ha sido bueno, los comerciantes coinciden en la decisión poco acertada de haber celebrado la cita el mismo fin de semana que el desfile de Carnaval.

Así lo cuenta Eugenio Olarte, de Olarte Iluminación, quien lleva unos 13 años participando en el evento y explica que el sábado por la tarde se resintió. «Se tenía que haber hecho otro fin de semana porque hubo un bajón», explica. Según comenta, han recaudado aproximadamente lo mismo que el año anterior, pero el número de visitantes cree que ha disminuido por la concurrencia con Carnaval: «Otros años suele venir mucha gente del País Vasco, Navarra, Soria y Burgos, y hemos notado que este año no han venido porque se han quedado en sus ciudades para celebrar Carnaval». Aun con esto, para Olarte el balance ha sido «buenísimo» debido a los grandes descuentos realizados: «Ha habido lámparas que me han costado 150 euros y las he dado por 20 euros», apunta.

La comerciante Eva María López de los Mozos, de Morato Ópticos, coincide con Olarte y no duda en mostrar su descontento porque, según cuenta, hubo la mitad de afluencia de gente debido a la simultaneidad con la actividad de Carnaval y en un puente en el que el viernes fue el Día de la Comunidad Educativa, por lo que muchos se marcharon de la ciudad. «Vendemos porque traemos buen producto, pero no lo que podíamos haber vendido», recalca.

«Vendemos por el buen producto, pero no lo que podíamos haber vendido», dice Eva María López

Por su parte, Susana Espinosa, de Híper del Repuesto, asegura haber vendido bastante bien y, para ella, se ha cumplido las expectativas en cuanto a visitantes. «Tenemos la clientela hecha en tienda y ya nos conocen de otros años, ha estado bien y volveremos», afirma.

Otro comerciante que tiene claro que Logrostock es una cita obligada es David Vidal, de Universal Friki Shop, cuyas únicas rebajas se centran en esta cita. Para él, el balance ha sido bueno y está satisfecho, «aunque Carnaval haya parado un poco la afluencia de gente durante esas horas».

Por último, Mari Cruz Marín, de Zapatos y Complementos San Adrián, también repetirá por la buena organización y, sobre todo, porque le ayuda a darse a conocer, algo «que para mí es muy importante», según reconoce la comerciante.