El Madrid Manila renueva su vallado exterior por el peligro para los alumnos

El colegio, ayer, con el vallado retirado de sus muros en República Argentina, aunque afecta a las cuatro calles que lo limitan. :: /Antonio Díaz Uriel
El colegio, ayer, con el vallado retirado de sus muros en República Argentina, aunque afecta a las cuatro calles que lo limitan. :: / Antonio Díaz Uriel

El director del colegio envió unas fotografías al Ayuntamiento para demostrar el estado de deterioro de la estructura

África Azcona
ÁFRICA AZCONALogroño

El colegio Madrid Manila se desprende estos días de su vallado exterior, uno de los elementos que le han acompañado desde el principio, desde que el centro se levantara hace 62 años en República Argentina inspirado en el cuartel general del Ejército del Aire como un guiño a la hazaña del aviador logroñés Eduardo González Gallarza.

El singular edificio escolar ha remozado en los últimos años su fachada, sus característicos chapiteles y el suelo del interior. Ahora le ha tocado el turno a su deteriorado vallado perimetral, que se sustituirá por otro «de ángulo, galvanizado y lacado». La reforma era necesaria ante los «serios peligro de cortes» de los alumnos, aclara el director del colegio, Miguel Ángel Galán, quien planteó al Ayuntamiento el cambio de la estructura enviando él mismo unas fotografías.

Desde el Ayuntamiento se tomó nota y el asunto pasó al Parque Municipal de Servicios como obra urgente. En los últimos días se ha levantado toda la estructura para instalar la nueva aprovechando las vacaciones escolares. Se trata de la primera parte de las actuaciones municipales anunciadas para el Madrid Manila.

Aunque dentro de las obras habituales de mantenimiento de los centros escolares, también está prevista la renovación integral de los baños, un quebradero de cabeza para el responsable educativo. «Son de los años 60, al fontanero lo tenemos continuamente aquí, lo que nos generaba unos gastos tremendos», explica. Además, está previsto el retejado del edificio anexo donde actualmente se encuentran las aulas de 1º y 2º de Primaria.

Las dos obras se esperaban para este verano, pero según Galán, una modificación de presupuestos ha obligado a retrasarlas. «Si coinciden con el curso iniciado va a ser una faena», señala en referencia a la prórroga del Consistorio, desde donde ayer confirmaron que constan como obras pendientes. En cartera quedan otras rechazadas por ser «menos urgentes», aunque a juicio del director, sí lo son y cita algunas: pintar aulas y pasillos, retirar el plástico del suelo del polideportivo o cambiar los 12 ordenadores «que no admiten actualizaciones y no conectan con Racima», esta última, una cuestión pendiente con la Consejería de Educación.

 

Fotos

Vídeos