Logroño «pierde» medio millón de ingresos por 50 ventas de inmuebles exentas del impuesto de plusvalías

La concejal de Hacienda, Mar San Martín/A.L.
La concejal de Hacienda, Mar San Martín / A.L.

El Consistorio tenía pendientes de revisar 1.500 casos de ventas de inmuebles, y ha resuelto ya 50 que no tenían que pagar el impuesto

LA RIOJALogroño

Logroño empezó el pasado mes de septiembre a revisar hasta 1.500 casos de ventas de inmuebles, tanto industriales como residenciales, para decidir en cada uno si se tenía que pagar o no el impuesto de plusvaláis.

La revisión viene motivada por la sentencia del Supremo que establecía que el impuesto de plusvalías sólo debía pagarse si efectivamente había una plusvalía, es decir, si el vendedor había obtenido un beneficio con la transacción. Pues bien, en este último mes el Consistorio ha encontrado ya 50 casos en los que ese impuesto no debía cobrarse Y esos 50 casos han supuesto ya un quebranto para las arcas municipales de más de 530.000 euros.

Según ha explicado esta mañana la concejala de Transparencia, Hacienda y Administración Pública, las Unidades Municipales revisan la documentación que haya aportado el contribuyente, y así han llegado a esos 50 casos (por el momento): 5 de empresas relacionados con transmisión de terrenos, que hubieran supuesto unos 200.000 euros, y 45 por compra-venta de viviendas, con una tributación de unos 330.000 euros. En estos casos se procede a la anulación del impuesto o a su devolución si ya se hubiera pagado por parte del contribuyente.

Mar San Martín ha señalado que «estábamos preparados gracias a la buena gestión y a la buena salud financiera del Ayuntamiento de Logroño». De hecho, los presupuestos municipales ya contemplaban el descenso de ingresos vía impositiva ante la posibilidad de que se produjera una sentencia en este sentido.

La concejal ha insistido en que la sentencia «ha avalado en todo momento las actuaciones que venía realizando el Ayuntamiento de Logroño, dejando clara la vigencia del Impuesto de Plusvalías, pero estableciendo que no se cobrase en casos de venta a pérdidas». Una sentencia que -ha recordado- «marca el criterio a la hora de liquidar el impuesto de plusvalías y ofrece seguridad jurídica tanto para los ciudadanos como para los ayuntamientos».

El Ayuntamiento se está comunicando directamente con los contribuyentes para que aportaran la documentación que justifique que no ha existido una plusvalía real y el Ayuntamiento pudiera comprobar este hecho, además de reunirse con todos los notarios de Logroño para que aporten toda la documentación de cada caso.

En los casos que no quede claro si hubo ganancia, serán sometidos a una peritación o informe técnico que determinará la situación.

En tercer lugar, y por último, quedarán los casos procedentes de una herencia, en los que habrá que esperar a que se siente jurisprudencia.