Logroño antiguo (VIII): los edificios religiosos