Juan Ramón en el parque del Iregua

Un banco de Logroño aparece de forma enigmática con una serie de paneles sobre la vida y obra del escritor y Premio Nobel Juan Ramón Jiménez | Los paneles «desaparecieron» de la asociación de vecinos de Los Lirios, y alguien ha decidido decorar con ellos el parque

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Logroño

Uno sale a pasear por la mañana y se encuentra, de pronto, con Juan Ramón Jiménez. Sin olvidar que estamos en Logroño, y en el 2019, y que es una mañana cualquiera, puede resultar el argumento de una surrealista historia de Eduardo Mendoza, Augusto Monterroso o hasta G. K. Chesterton. Pero realmente no es Juan Ramón Jiménez en persona, aunque sí su legado, su vida, su obra.

Hemeroteca

El parque del Iregua de Logroño ha amanecido el miércoles 16 de enero con una serie de paneles plastificados de la Fundación Zenobia-Juan Ramón Jiménez sobre la vida y obra del Premio Nobel de Literatura. Y es una mágica mañana más porque, tiempo atrás, el parque de Logroño también ha contado con figuras de animales hechas con ramas y con poemas colgados de los árboles, esta segunda intervención firmada por el colectivo Las Ruedas Creativas dentro del festival Artefacto.

En esta ocasión los ocho paneles, cuidadosamente colocados sobre el primer banco en dirección al Sur en la entrada al parque desde el barrio Los Lirios, no están firmados, nadie reivindica su autoría. Entre ardillas, topos, erizos, castores, garzas, martines pescadores, urracas y otros animales de la fauna de la zona, aparece esta mini exposición sobre el autor de 'Platero y yo'. Quién sabe si es una intervención cultural premeditada o, simplemente, que un alumno de instituto se ha dejado olvidado un trabajo de clase en el parque, mientras paseaba entre tan bucólico paisaje. Algunos de los centros educativos más cercanos no reconocen la literaria aparición como un ejercicio de clase. Cunde el misterio. Ojalá todos los misterios fueran así y cada mañana nos encontrásemos con la vida y obra de un escritor, de un pintor o un científico, mientras paseamos al perro, acudimos a trabajar o resolvemos algunos trámites burocráticos.

Después de publicar esta noticia, la Asociación de Vecinos Los Lirios del Iregua ha identificado los paneles sobre Juan Ramón Jiménez como propios, pero no es quien los ha colocado ahí. De hecho, ha sido al leer el artículo cuando la AAVV se ha percatado de que los paneles no estaban en su sede, de donde alguien los ha debido de sustraer, probablemente el pasado fin de semana, durante los preparativos del Cross Popular de Reyes. Ciertamente, no han ido muy lejos, apenas a 500 metros de distancia. Y aunque parte del misterio queda resuelto, el de la procedencia de los paneles, ahora queda por saber quién los cogió y por qué los ha dejado allí, así que el enigma continúa.

Cabe recordar, no obstante, que Juan Ramón Jiménez está estrechamente vinculado con La Rioja y, en concreto, con el pueblo de Nestares. Su padre, Víctor Jiménez, nació allí en 1825, y emigró a Huelva, donde se ganó la vida como tratante de vino de La Rioja, se casó con Purificación Mantecón y tuvo a su hijo Juan Ramón Jiménez, Premio Nobel de Literatura 1956. Se tiene constancia de que Juan Ramón Jiménez viajó al Camero Nuevo en 1926, pues allí, en Nestares, están enterrados sus abuelos paternos.

 

Fotos

Vídeos