Los ingenieros técnicos industriales reivindican la vigencia de su profesión

LA RIOJA Logroño

El Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Industriales de La Rioja celebró en la noche del pasado viernes su cena patronal de carácter anual que sirvió para homenajear a algunos de los colegiados destacados.

Jesús Velilla, decano del Colegio riojano, dirigió unas palabras y ante las autoridades (entre las que se encontraban el presidente del Gobierno de La Rioja -José Ignacio Ceniceros- y su consejera de Desarrollo Económico e Innovación, Leonor González Menorca) reivindicó la figura del ingeniero técnico industrial ahora que la coyuntura económica parece estar mejorando: «Nos encontramos en un periodo de cambio social e industrial. Vivimos en la era de la digitalización, la industria 4.0, el Big-Data, la robotización, las nuevas energías, los coches eléctricos... Y las ingenierías, y más concretamente la nuestra, la industrial, están en el centro de todos los desarrollos».

Velilla no ocultó que ese proceso de cambios también lleva unido algunas exigencias para los ingenieros técnicos industriales: «No sabemos la meta futura, ni el devenir concreto de nuestra profesión, pero está claro que ahora mismo tenemos un papel fundamental en la sociedad. Estas necesidades van a exigir que los ingenieros, estemos preparados y formados, para asumir la responsabilidad de liderar el cambio» y ahí es donde el Colegio ha de trabajar ofreciendo a sus miembros formación, fomentando el trabajo colaborativo y alimentando «un progreso que debe ser socialmente responsable, transparente y limpio».

Velilla, como máximo representante del Colegio de Ingenieros Técnicos Industriales, quiso agradecer su labor a los colegiados que llevan 25 y 50 años como miembros de la institución, y el actual decano quiso destacar de este último grupo a quien fue su antecesor en el decanato, Juan Manuel Navas.

El actual decano felicitó a los dos estudiantes que recibieron su premio a los mejores trabajos fin de grado: Javier Fraile Pérez de Arilucea y David Gallarta Sáenz.

El acto que contó con la presencia de más de cien personas, sirvió también para nombrar nuestro nuevo Socio de Mérito a Pedro Álvarez, miembro de la junta de gobierno desde hace más de una década, y al que Velilla agradeció «tu apoyo y tu implicación en el colegio».

Y Velilla, en nombre del colegio, otorgó la distinción de Colegiado de Honor a José Luis López de Silanes. Este jarrero comenzó sus estudios en la Escuela de Peritos de Logroño y los concluyó en Madrid, donde también ejerció de profesor. Desde los años 70, ha ocupado puestos directivos y de responsabilidad en CAMPSA, en el Grupo Repsol, en Gas Natural o en CLH, de donde es presidente en la actualidad.

López de Silanes agradeció emocionado el nombramiento, con un recuerdo a su familia, a los que le han acompañado primero en su etapa de estudiante y posteriormente en la laboral. «Dicen que si caminas solo llegas más rápido, pero que si caminas acompañado puedes llegar más lejos, y así lo he podido comprobar en todos estos años de andadura, en la vida, y en esta noble profesión que hoy me ha valido vuestro reconocimiento como Colegiado de Honor, precisamente en la ciudad donde inicié la carrera que me ha traído hoy hasta aquí».

El actual presidente de CLH recordó que con el título de 'Perito Industrial' a caballo entre Logroño y Madrid, también recibió «los valores del trabajo, del esfuerzo y del mérito, que tanto me han servido después a lo largo de toda mi vida profesional»