Guerra al piojo

Una niña se quita los piojos en un establecimiento especializado de los que han proliferado en los últimos años/Ramón L. López
Una niña se quita los piojos en un establecimiento especializado de los que han proliferado en los últimos años / Ramón L. López

Las lociones y champús preventivos no sirven para nada: el tratamiento solo es efectivo cuando aparece la infestación

L.R.LOGROÑO.

Con el curso recién iniciado vuelven a casa los madrugones, los deberes y los piojos. Esos indeseados compañeros que eligen las cabezas de los escolares como espacio de residencia más allá de que el niño o la niña luzca melena larga o pelo corto, sean rubios o morenos y su higiene capilar sea leve o extrema. La alarma se desata cuando el niño se rasca de manera recurrente. O cuando llega del colegio con una nota del centro advirtiendo de la presencia de esos malditos insectos ápteros.

Inspeccionar la cabeza del niño es el primer paso en la guerra contra la pediculosis, la infestación por piojos. Unos parásitos que viven en la cabeza y se alimentan de pequeñas cantidades de sangre. El contagio es fácil y frecuente. Se produce por contacto directo entre cabezas, porque los piojos ni saltan, ni vuelan. Pueden encontrarse los piojos de color marrón-ceniza, de entre 0,5 y 0,8 mm en se fase adulta, así como pequeñas bolitas blancas que parecen caspa. Son las liendres, los huevos del piojo. Se impone, en ese caso, una actuación inmediata. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) advierte de que solo y únicamente en ese caso, en el caso de contagio efectivo, los tratamientos con efectivos. Y añade que todas esas lociones y champús preventivos que se anuncian, y se venden a precio de caviar Beluga, no sirven para nada.

Productos con insecticidas
: El insecticida más común es la permetrina. La OCU recomienda la forma de loción frente al champú, ya que este permanece menos tiempo en contacto con el cuero cabelludo y suele tener menos concentración. Estos productos son bastante eficaces, pero tienen efectos adversos y algunos piojos son resistentes a ellos. Solo se deben usar cuando los piojos se han detectado, nunca para prevenir. Mal usados, pueden contribuir a crear resistencia al producto.
Productos con siliconas
: Sustancias como la dimeticona o la ciclometicona matan al piojo inmovilizándolo y ahogándolo. Recientes estudios hablan de una eficacia similar a los insecticidas, pero sin los inconvenientes de generar resistencias, ni efectos adversos. Suelen llevar la alegación 'sin insecticidas'.
Lendreras
: No vale cualquier peine. Debe ser fino, con 1 mm. de separación entre las púas para que se queden atrapadas las liendres. Lo ideal es pasar el peine también después de usar cualquier tratamiento antipiojos, para retirar los liendres y piojos que quedaran.
Otros tratamientos
: Aceites esenciales como el del árbol de té son utilizados como supuestos repelentes, pero la Organización de Consumidores advierte de que hay pocos estudios e información sobre su seguridad, sobre todo en la población infantil. El peine eléctrico tampoco ha demostrado su eficacia de forma rigurosa. Las soluciones caseras como el vinagre, mayonesa o perfumes no son útiles.

Entre los productos en el marcado para tratar la infestación hay algunos con insecticidas (como permetrina) y otros con acción sofocante (con siliconas) en formato de loción o champú. La OCU advierte de que las lociones deben aplicarse inmediatamente después del lavado, dejándola actuar durante algunos minutos y lavando después con el champú habitual o el de tratamiento. En el caso de usar champú antipiojos, este también debe dejarse actuar durante algunos minutos. Y después, paciencia y a tirar de liendrera y uñas hasta que la cabellera quede impoluta, o al menos lo parezca, porque la erradicación no es fácil. Aún así, si quiere ponérselo difícil a los parásitos, puede lavar a 60 grados toda la ropa usada por el niño, así como sábanas, toallas o incluso la sillita del coche y pasar el aspirador por los sofás y alfombras de la casa.

La aparición de piojos no tiene nada que ver con la higiene capilar del afectado por pediculosis

Además, OCU ha evaluado las diferentes formas de tratamiento que existen actualmente contra los piojos, valorando tanto su precio como su efectividad según cada caso.