Gamarra: «El feminismo no es contra los hombres, sino con los hombres»

Gamarra: «El feminismo no es contra los hombres, sino con los hombres»

La alcaldesa se considera feminista liberal y entiende que aún queda camino por recorrer para alcanzar la igualdad real entre hombres y mujeres

Diario La Rioja
DIARIO LA RIOJA

La vicesecretaria general de Política Social del PP y alcaldesa de Logroño, Concepción Gamarra, defiende en una entrevista a EFE, con contundencia y convencida, que el feminismo no es de derechas ni de izquierdas y que no es contra los hombres, sino con los hombres.

Gamarra, acostumbrada a romper techos de cristal hasta lograr ser la primera alcaldesa de su ciudad natal, cargo que ocupa desde 2011, se considera feminista liberal y entiende que aún queda camino por recorrer para alcanzar la igualdad real entre hombres y mujeres.

La también vicepresidenta de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) apuesta por el cambio de muchos esquemas y cree que la sociedad tiene que ser mucho más femenina, mucho más amoldada y flexible para que responda también a la manera de ser de las mujeres.

Ante la celebración del Día Internacional de la Mujer el próximo viernes, 8 de marzo, Gamarra conversa con Efe en el Ayuntamiento de Logroño sobre feminismo, conciliación y los retos a los que se enfrenta la sociedad para alcanzar la real.

¿Se considera feminista?

Me considero feminista, una feminista liberal porque creo en la igualdad entre hombres y mujeres y trabajo para avanzar en ella. Soy una feminista liberal que cree que el feminismo no es de derechas ni de izquierdas y que no es contra los hombres, sino con los hombres.

¿Cómo la ha ayudado el feminismo?

A todas las mujeres nos han ayudado las que nos han precedido, si entendemos por eso el movimiento feminista y, sobre todo, nos ha ayudado la educación que hemos podido recibir desde la libertad y la igualdad.

Díganos dos medidas que deberían implantarse para caminar hacia la igualad.

Todavía hay mucho por hacer. Fundamentalmente, creo que hay que implantar medidas para garantizar la conciliación y la corresponsabilidad y que eso sea un camino para reducir la brecha salarial. Y, sin duda alguna, todas las medidas que vayan enfocadas a terminar con la violencia de género.

¿Se ha encontrado con algún obstáculo por ser mujer?

Por supuesto. Todas las mujeres nos encontramos con obstáculos en nuestro día a día, sea en un ámbito o en otro, porque todavía estamos en una sociedad muy de roles, en la que es muy difícil conciliar la vida laboral y la personal.

Todavía tienen que cambiar muchos esquemas y la sociedad tiene que ser mucho más femenina, mucho más amoldada y flexible para que responda también a nuestra manera de ser.

Yo no he tenido un obstáculo concreto por ser mujer, pero sí he encontrado algo que me hace reflexionar y es que todavía en el siglo XXI en muchísimas reuniones sigo siendo la única mujer.

No hay igualdad entre hombres y mujeres. Existe una brecha salarial, no ganamos lo mismo. Las mujeres siguen asumiendo una sobrecarga de las tareas domésticas y una penalización, una doble discriminación por ser madres.

En la política la presencia de la mujer está más naturalizada y es mucho más normal. Hemos visto presidentas del Congreso y del Senado, ministras, alcaldesas, diputadas y senadoras. No es un ámbito en el que la mujer esté menos representada. Hay que hacer un gran despliegue en otras profesiones más vinculadas a la tecnología y a la investigación para acabar con los roles y que las niñas tengan referentes.

Y les diría a esas niñas que sueñen y que no tengan ningún miedo, que lo que quieran y lo que se propongan, pueden conseguirlo. Que sigan hacia adelante, que lo van a conseguir.

Si la sociedad asume que la lucha por la igualdad es una cuestión de hombres y de mujeres, no una bandera contra los hombres, que hay que hacerla contando con todos y que no es una lucha ni una causa de ideológica, el camino será mucho más corto.