Fueclaya devuelve 'la castañería'

'La castañería', ahora vacía, en la avenida de Burgos de la capital. :: juan marín/
'La castañería', ahora vacía, en la avenida de Burgos de la capital. :: juan marín

El Ayuntamiento recupera el apeadero tras tres años largos de cesión a la asociación

María José Lumbreras
MARÍA JOSÉ LUMBRERASLogroño

'La castañería' de la avenida de Burgos vuelve al Ayuntamiento. Y ello porque la administración local y la asociación de vecinos Fueclaya han acordado resolver el convenio por el que la entidad vecinal tenía la cesión de uso de la construcción también conocida como 'el apeadero de Yagüe'.

Allá por el 2015, el Consistorio entregó el local por cuatro años a los vecinos y ya en aquel momento se contemplaba la posibilidad de que la cesión se extinguiera por, entre otros motivos, la renuncia de la asociación. Hace días, la asociación Fueclaya se dirigió al Ayuntamiento para formular la renuncia a la cesión del apeadero, que tenían otorgada hasta marzo del 2019. La Junta de Gobierno, a continuación, acordó resolver la relación. En cualquier caso, no descartan desde el Consistorio una nueva cesión en el futuro próximo, en función de los planes que pueda tener el colectivo.

Hace ya meses que el pequeño edificio está vacío tras una breve experiencia comercial, que resultó de un proceso participativo en la asociación de vecinos.

El edificio está vacío tras una breve experiencia comercial que resultó de un proceso participativo

Finalizada la misma, la asociación vecinal volvió a buscar proyectos que poder ubicar en este espacio, si bien, de momento, ha optado por la resolución de la cesión.

Hace casi tres años y medio, y después de al menos una década de cierre, el Ayuntamiento, propietario del quiosco, rehabilitó sus 30 metros cuadrados con 40.000 euros y cedió a la asociación vecinal la posibilidad de decidir qué hacer con él, siempre con un fin social en el horizonte. De ahí resultó el quiosco-papelería-librería gestionada por una mujer que llevaba varios años en situación de desempleo y que luego cerró.

De todo, menos castañas

Buena parte de los habitantes de Yagüe crecieron en torno a este pequeño inmueble, también conocido como 'la castañería', que permaneció abierto en aquella primera fase más de cuarenta años. La primera regente del pequeño establecimiento fue Ángeles Trapero Beltrán, alias 'La Rubia'. Allí se podía comprar de casi de todo, desde las habituales chucherías y helados, al periódico e incluso, después, la Lotería Primitiva. Huevos, pan..., la lista de productos creció, más cuando el segundo despacho -eran dos que la rehabilitación convirtió en un espacio-, que ocupaba una barbería, quedó libre y pudo emplearse como almacén.

Los achaques que tenía 'la castañería' en el momento de su cierre, hace una docena de años, fueron en aumento y la presión vecinal, también a través de las páginas de este diario, por la dejadez que transmitía en plena avenida de Burgos, un lugar más que visible, llevaron a la rehabilitación y a la reapertura posterior.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos