Un emotivo adiós a Juan María Puig

Un emotivo adiós a Juan María Puig
Justo Rodriguez

La capilla ardiente instalada durante toda la mañana en Escolapios ha recibido un constante tránsito de asistentes

IRENE MARTÍNEZ ZAPATA | I.M.

Las despedidas nunca fueron fáciles y menos cuando se trata de decir adiós a personas como Juanma Puig. Un hombre al que todos recordarán por su sonrisa. «Cuando te veía siempre te sonreía y te decía cuatro palabras» recuerda la alumna Paola Llorente. «Siempre estaba con nosotros en todo lo que necesitábamos. No era nuestro monitor pero siempre aportaba todo lo que podía a la hora de por ejemplo, llevarnos a las convivencias o a los campamentos en el coche». La joven ha contado como anécdota que «me he quedado uno de sus paraguas y él me tenía que devolver un pen drive».

En dos años y medio consiguió hacerse con el cariño de todos. Como cuenta Teresa Juliench «Siempre estaba haciendo cosas. Andaba de un lado para otro todo el rato». «Es impresionante todo lo que ha hecho aquí en el cole» ha confesado Paola.

Más información

Los estudiantes de 4º de la E.S.O también acudieron a despedir al que fue su profesor de religión el año pasado. «Juanma intentaba ayudar a todo el mundo y nunca se le quitaba esa sonrisa que tenía en la cara. Se preocupaba mucho por nosotros. Le recordaremos como un buen hombre». Los jóvenes han mencionado que hace poco fue su graduación y allí estaba él, acompañándoles en un día tan especial para ellos.

Entre los allí presentes estaba Juan Carlos de la Riva a quien todo el que llegaba iba a darle un abrazo. Roto y conmocionado por la pérdida de un gran amigo al que conocía «de toda la vida » ha intentado explicar lo importante que fue su compañero escolapio con el que coincidió «en más de una ocasión. En Vitoria sobretodo». Todas las palabras son de halago.«Era una persona muy disponible, muy buena, muy serena, que generaba paz y confianza. Un buen compañero. Un buen hermano» conmemoró de la Riva.

Durante esta semana hubo pequeñas despedidas porque le habían destinado a Bilbao. Fue provincial de los Escolapios y también ha estado de superior en Venezuela, Brasil y Bolivia. También fue director del centro educativo en varias ocasiones. «Ha pasado la semana recibiendo homenajes que le han hecho en el colegio hasta la excursión a la que se fue con unos profesores de aquí» ha mencionado su compañero de profesión.

Justo Rodriguez

Justo Rodriguez