Échales moneditas

Nuria Gorricho introduce un euro en una de las huchas del escaparate. /Justo Rodriguez
Nuria Gorricho introduce un euro en una de las huchas del escaparate. / Justo Rodriguez

Abre en Logroño la única tienda de huchas en España | El establecimiento devuelve a la actualidad estos recipientes para el ahorro con modelos para niños, de decoración y piezas de coleccionismo

Pilar Hidalgo
PILAR HIDALGOLogroño

A Nuria Gorricho Pisón le rondaba desde hace un tiempo la idea de emprender. Su madre avivó su ilusión y le dio un par de claves fundamentales para la puesta en marcha del negocio: le aconsejó que fuera algo inédito y le puso el nombre. Así que Huchame Dinerito constituye un homenaje a ella y a esos objetos que pasaron por la vida de generaciones y que muchos aún guardamos en la memoria.

Huchame Dinerito echó a andar la pasada semana en el número 2 de la calle Chile (en su confluencia con la calle Ciudad de Vitoria) como la única tienda en España dedicada a la venta de huchas.

Hubo un tiempo (no demasiado lejano ) en el que estos recipientes de barro, metal o madera resultaban bastante comunes en los hogares. En ellos, los más pequeños guardaban parte de la paga para ir amasando un dinerillo con el que darse algún capricho. «Ahora ya no se ahorra», señala la emprendedora riojana.

«Quería dar a la gente la opción de tener algo que ya no se ve», dice la dueña

Nuria pretendía ofrecer algo diferente desde su tienda. «Quería darle a la gente y a los niños la posibilidad de tener un objeto que ya no se ve», afirma.

En Huchame Dinerito se encuentran todo tipo de huchas, desde las más clásicas como el típico cerdito (aunque adaptado al siglo XXI y en llamativos colores) a auténticas piezas de diseño. «Hay huchas para coleccionistas, niños, modelos de decoración y la hucha tradicional», detalla Nuria.

Proveedores

Pero tal es la singularidad de esta tienda logroñesa que a Nuria le cuesta hacerse con mercancía para su establecimiento. «En España no hay proveedores que se dediquen a suministrar huchas; por lo que tengo que abastecerme de tiendas de regalos de Alemania y Suiza, fundamentalmente», comenta. Aun así no le resulta nada sencillo. «Pueden tener una o dos solamente», indica.

Y es que lo que esta emprendedora riojana exhibe en los estantes de su comercio son modelos sumamente originales y diferentes. Lo mismo hay huchas que adoptan la forma de una radio antigua o una guitarra eléctrica, que cabinas de teléfonos inglesas, extintores, carros de palomitas (o de helados) y piezas que ellas mismas cuentan el dinero que se les introduce.

Si pese a este extenso abanico de opciones el cliente no halla lo que busca, Nuria personaliza distintos tipos de hucha mediante sublimación (una técnica de impresión digital que permite crear regalos únicos y exclusivos). Esto no sólo lo aplica a las huchas; sino también a mochilas, cojines, puzzles, tazas o delantales. «Los hago al gusto del cliente», finaliza.

 

Fotos

Vídeos