Duques de Nájera asume los cambios

El giro a la izquierda de San Antón a Pérez Galdós, prohibido. /Juan Marín
El giro a la izquierda de San Antón a Pérez Galdós, prohibido. / Juan Marín

Sigue la reordenación del tráfico el día después del cierre del túnel, cuyo derribo ha comenzado por Lobete | El corte del eje este-oeste conlleva toda una serie de modificaciones en las vías del entorno, algunas sobre la marcha y en función de las necesidades que vayan surgiendo con las obras

Javier Campos
JAVIER CAMPOSLogroño

Segundo día sin túnel, segundo día de cambios. No es un corte cualquiera, no. El cierre del paso inferior de Duques de Nájera con motivo de la reurbanización del nudo de Vara de Rey conllevará toda una serie de modificaciones en las calles de alrededor, algunas ya en marcha y otras aún pendientes de ejecución. Algunos de los cambios anunciados, de hecho, no se harán efectivos... a menos a corto plazo.

La reordenación del tráfico continúa sin prisa pero sin pausa. «Se irá haciendo progresivamente, según vaya siendo necesario, pero es bueno que la ciudadanía empiece a asumir y asimilar el plan previsto y del que se ha informado», venían ayer a reconocer fuentes oficiales. La zona, al respecto, comienza a acostumbrarse a lo que será una especie de 'estado de sitio' al menos hasta el año que viene.

«Lo importante es que cada cual vaya encontrando su ruta alternativa y se vaya haciendo al nuevo escenario», añadían. La realidad es que vecinos del entorno y conductores en general, al tratarse de una vía de acceso a la ciudad y uno de los principales ejes este-oeste, ya están tirando de paciencia. No queda otra.

De entrada, el túnel ha quedado cerrado en ambos sentidos, junto a sus dos ramales de acceso a la glorieta desde el este. Siguen abiertos, eso sí, los dos ramales del oeste, que se cortarán presumiblemente hoy miércoles (presumiblemente porque, no en vano, se daba por hecho que ayer quedarían definitivamente clausurados).

Y es que, tal y como reconocían agentes implicados en el proyecto, hay actuaciones que todavía están por ver. Que la apertura de la prolongación de Hermanos Hircio hasta Belchite, donde se construye una rotonda en la confluencia con Pino y Amorena, se hiciese sin previo aviso es el mejor ejemplo de lo cambiante que es todo. «Sobre la marcha», según las mismas fuentes.

La céntrica intersección se ha quedado sin túnel y será cuestión de tiempo que se quede sin glorieta. Únicamente, y tampoco es seguro, seguirá en uso para posibilitar el cambio de sentido. La reordenación de la circulación no es asunto de uno ni de dos días; se empezó el lunes y hoy se continuará dándole vueltas a lo que queda por hacer.

Hecho está lo planeado en República Argentina, donde ya no se puede aparcar en línea entre Huesca y Club Deportivo, tramo que ahora cuenta con tres carriles (dos en sentido norte-sur y uno en sentido sur-norte). También ha quedado prohibido el giro a la izquierda desde San Antón a Pérez Galdós.

Pendiente quedaría lo previsto tanto en Pío XII como en Belchite, aunque para ello aún tiene que cerrarse por completo la glorieta de Vara de Rey. Ayer mismo operarios de la UTE constructora y técnicos municipales de Movilidad analizaban las posibilidades de permitir el giro al final de Duques de Nájera -se está habilitando una zona de paso en mitad de la mediana- en vez de cortar y dejar dos 'fondos de saco'.

Las primeras críticas políticas llegaban ayer por parte del PR+, que denunciaba el «sinsentido» de unas obras «en las que se tira un túnel que funciona para construir otro» -ayer comenzaba su derribo por Lobete-. Rubén Antoñanzas entiende que «ahora se visualiza la traición del PP, PSOE y Cs contra los logroñeses», pues los dos últimos «salieron a la calle para que no se tirase».

La zona, al margen, se prepara para continuar con unas obras a las que, según el plazo oficial, les quedan aún 15 meses. Nada, en cualquier caso, es definitivo y todo parece sujeto a cambios en función de las necesidades que vayan surgiendo.