El reparto, en patinete

Los mensajeros recogen las entregas del día y las llevan hasta su destino. / Sonia Tercero

La empresa GLS comienza a usar patinetes eléctricos para agilizar la entrega de sus pedidos más pequeños

DANIEL LAS HERAS LOGROÑO.

Del mismo modo que las hábitos de compra habituales están cambiando, los dispositivos de mensajería a domicilio de las empresas también están adoptando nuevas formas de hacer que sus paquetes más pequeños lleguen a las casas de sus clientes.

Ejemplo de ello es la empresa riojana GLS, que ha integrado en su filial logroñesa tres patinetes eléctricos en su sistema de mensajería a domicilio. Según su gerente, Miguel Ángel Pérez González, el denominado e-commerce (compra vía 'online') está en auge. «Muchos de los comercios con los que trabajamos facturan más por Internet que en la tienda física», asegura el gerente. Y continúa: «El 50% de las entregas que realizamos son paquetería pequeña, y eso es posible gracias al incremento de este tipo de comercio en los últimos años».

Sonia Tercero
Sonia Tercero

Para hacer frente a este aumento progresivo de entregas, a Miguel Ángel se le ocurrió este novedoso modelo de mensajería, prácticamente pionero en España. Curiosamente, la 'bombilla' se le encendió en un viaje puramente ocioso, sin ningún tipo de pretensión laboral: «Caminaba por Barcelona por el paseo marítimo y no paraba de ver patinetes eléctricos de aquí para allá». Y pensó: «Son muchas las empresas que ahora hacen entregas en bicicletas o moto, ¿por qué no hacerlo en patinete?».

«Son respetuosos con el medio ambiente y, al circular por la acera, no sufren los atascos»

Este 'escurridizo' transporte agiliza las entregas pasando de 10 a 15 por hora, según el gerente de la empresa, que lo considera un medio lleno de ventajas: «Al ser eléctricos, son respetuosos con el medio ambiente, sostenibles y ecológicos. Circulan por la acera, así que no sufren los atascos, y son plegables, por lo que no hay que aparcarlos». Asimismo, esta nueva iniciativa ha propiciado que se hagan nuevas contrataciones para los más jóvenes ya que «no necesitan carné de conducir, tan solo un curso de prevención de riesgos, y les motiva esta forma de trabajar», relata Miguel Ángel.

 

Fotos

Vídeos