Y después del colegio: robótica en la UR

David Peso, coordinador del II Campus Tecnológico, este martes junto a dos de los niños participantes en el curso de verano./Justo Rodriguez
David Peso, coordinador del II Campus Tecnológico, este martes junto a dos de los niños participantes en el curso de verano. / Justo Rodriguez

La UR acoge el II Campus Tecnológico de Verano 'Viaje a las profundidades'

África Azcona
ÁFRICA AZCONALogroño

Clases de inglés, música, natación.... y ¿por qué no clases de robótica? Es la actividad que últimamente hace furor entre los escolares y algunos, incluso, la prefieren a coger la bici estos días ya de comienzo de vacaciones o ir a la piscina. Es el caso de Enma García, de Jesuitas, que a sus siete años ya es toda una experta en preparar pasteles; eso sí, 'pasteles digitales', los que 'cocina' con la ayuda de una aplicación especial que, pese a su edad, maneja perfectamente como si fuera un juego. «Me salen muy buenos, pero también cocino los de verdad con mi madre», afirma espontánea cuando se le pregunta por su participación en el Campus Tecnológico de Verano que acaba de empezar en la Universidad de La Rioja para niños y jóvenes de 6 a 16 años.

Sobre estas líneas, parte del grupo participante en el campus. Abajo, pequeños 'programadores' durante una de las clases y, a la derecha, la pequela Enma García. / Justo Rodriguez

Es el segundo año en el que el campus riojano se sumerge en esta experiencia, que este año lleva por título 'Viaje a las profundidades', basado en el mundo marino, y que se plantea como una propuesta lúdica dirigida al desarrollo de habilidades relacionadas con el lenguaje de la programación y las nuevas tecnologías. En esta ocasión cuenta con dos turnos semanales -del 24 al 28 de junio y del 1 al 5 de julio- en los que se llevarán a cabo talleres sobre drones, domótica, IoT (Internet de las Cosas), robótica con Lego y Arduino, programación de APPs o la fabricación digital con impresoras 3D.

Justo Rodriguez

Los cuarenta niños participantes tendrán que afrontar «retos» y una «historia» que los niños deben resolver mediante la programación de aplicaciones móviles o la impresión de piezas de 3D pasando por programar robots o trabajar piezas de electrónica, explica David Peso, coordinador del campus tecnológico, para quien «al fin y al cabo la programación prevista contribuye a desarrollar las competencias curriculares, desarrollar capacidades para trabajar en equipo, la abstracción y las matemáticas, que son muy importantes para ellos».

La robótica, señaló, permite aplicar los conocimientos científico-tecnológicos, matemáticos («que es algo muy importante para ellos») a proyectos tangibles, y favorece el desarrollo del pensamiento reflexivo y la capacidad de abstracción. «Al final, la robótica es cualquier mecanismo que permite que todo lo que manejamos en nuestro dia a día tenga los resultados que nosotros esperamos».

Esta actividad forma parte de los Cursos de Verano UR 2019, que ofrecen -del 17 de junio al 23 de noviembre- cine, cursos, literatura, idiomas, campos de trabajo, campamentos urbanos tanto en La Rioja (Arnedo, Calahorra, Cenicero, Enciso, Logroño, Santo Domingo) como en Ginebra (Suiza).

Están gestionados por la Fundación de la UR, cuentan con el patrocinio de Banco Santander a través de Santander Universidades, y la colaboración de medio centenar de empresas y entidades de la región y de fuera de ella.

Tal y como ha explicado el vicerrector de Profesorado, Juan Antonio Martínez Berbel, se trata de una oferta de campamento urbano que, para la Universidad, es «especialmente interesante» porque el público al que se dirige es «diferente» al habitual y es, a si vez, una forma de que «los chavales vean que aquí hacemos cosas interesantes y que el campus universitario puede ser para ellos una opción en el futuro , al tiempo que se desarrolla una difusión científica y tecnológica «hacia abajo».

.