Cuatro contratos en el foco de atención desde el 'registro' de la UDEF

Cuatro contratos en el foco de atención desde el 'registro' de la UDEF

La investigación judicial adelantada por Diario LA RIOJA en agosto sacó a la luz contratiempos en la gestión municipal

Javier Campos
JAVIER CAMPOSLogroño

«Aquí no hay trama... aquí hay ganas de trama». Así concluyeron el pasado 9 de octubre Mar San Martín, Miguel Sáinz y Francisco Iglesias una comparecencia en la que los concejales del PP defendieron la transparencia en la licitación y adjudicación de los contratos del programa de gestión policial, de la grúa y del mantenimiento de radares, envueltos en la polémica tras aparecer directa o indirectamente en las conversaciones de los implicados en el bautizado como caso 'Enredadera' -se sumaría el de la zona azul, por estar presente en las 'escuchas' del sumario judicial, aunque libre de sospechas por estar en vigor y, además, con la previsión de prorrogarlo y no licitarlo -.

La comisión municipal de investigación que trataba de arrojar algo de luz a la citada red de corrupción, que supuestamente intentó influir en contratos del Ayuntamiento de Logroño, sirvió para que técnicos y políticos respondiesen a preguntas sobre los mismos y, cuanto menos, quedasen de manifiesto los problemas de gestión sufridos en torno a dos de ellos: el Gespol y la grúa.

El informe emitido por el jefe del Servicio de Nuevas Tecnologías, en el que propone la resolución definitiva del primero de los contratos, enumera y detalla toda una serie de incidencias y deficiencias funcionales, estructurales y defectos que han hecho que, en la práctica, Gespol nunca haya estado operativo al 100%. Ello, amén de los numerosos incumplimientos de un pliego que han desvelado la «incapacidad» de la adjudicataria para el desarrollo del mismo: retrasos de plazos y compromisos, inadecuación del producto a los requisitos establecidos, desconocimiento técnico, actitud negativa en el seguimiento, persistencia en un método de trabajo ineficiente...

Respecto a la grúa, al servicio se le han abierto dos expedientes sancionadores: en el 2016 por el no funcionamiento del 'multacar', que acabó en falta leve, y en el 2017 por el «mal servicio durante las fiestas de San Mateo», aún pendiente de resolución. El PSOE pedía, este mismo agosto, la apertura de un tercer expediente porque «las cámaras de los coches de Policía Local siguen sin funcionar».