El Cortijo no olvida

Piedras y lagos históricos del trujal. En una segunda fase, se colocará un suelo de cristal para dar funcionalidad al espacio . :: díaz uriel/
Piedras y lagos históricos del trujal. En una segunda fase, se colocará un suelo de cristal para dar funcionalidad al espacio . :: díaz uriel

Los vecinos recuperan el espacio del antiguo trujal y sus lagos de piedra

ARANCHA JODRA/A.G. LOGROÑO.

Yolanda del Valle y Laura Ábalos, dos representantes de la Asociación de Vecinos de El Cortijo, abrieron hace unos días las puertas del nuevo trujal a Diario LA RIOJA.

La restauración y la inauguración del espacio, el pasado jueves, ha sido una de las actividades incluidas dentro de la cuarta semana cultural del barrio logroñés bajo el lema 'El Cortijo se mueve'. Aunque el trujal no es muy grande, la tarea ha sido «complicada» por la antigüedad del espacio y, aun así, «queda todavía mucho por hacer», asegura Yolanda. El trujal perteneció a una antigua sociedad en la que se obtenía aceite a partir del aplastamiento de aceituna y, posteriormente, se repartía entre los vecinos. La restauración del espacio tenía como prioridad recuperar las piedras que se empleaban antiguamente para aplastar la aceituna y los lagos donde iba a parar el aceite que, hasta hace bien poco, se encontraban unos metros bajo tierra.

En el trujal «aún queda trabajo por hacer como, por ejemplo, colocar un suelo de cristal encima de las estructuras de piedra», recuerda Yolanda, de modo que el espacio «se pueda reutilizar para reuniones, charlas, meriendas, conferencias e incluso conciertos pequeños». Su compañera Laura matiza que la inauguración fue «un éxito porque acudieron numerosos vecinos que no dejaban de entrar y salir todo el rato».

En las jornadas culturales del barrio «intentamos cada dar sentido a un tema en concreto y, esta vez, además de talleres de danza y de voz, hemos organizado exhibiciones de frontenis o patines, pero, sobre todo, la inauguración del trujal ha sido el evento programado más concurridos», explica Laura Ábalos. El objetivo principal, añade, es «reavivar las aficiones de los vecinos para intentar que la gente participe, se quede en el pueblo y se mueva desde dentro».

Para la asociación de vecinos de El Cortijo, es «muy satisfactorio ver que la participación es alta»: «Motiva y da energía para seguir lanzando proyectos porque, mediante las jornadas culturales, la asociación también es consciente de las cosas en las que hay que mejorar», apunta Laura Ábalos. Como novedad este año, se organizó una marcha cultural y solidaria en beneficio de la plataforma 'Bienvenidos refugiad@s de La Rioja', ya que la asociación considera que «es un colectivo muy necesitado». Los vecinos de El Cortijo están motivados para seguir luchando por las mejoras en su barrio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos