Conflicto en la pacificación vial

El asfaltado de las calles de la zona comenzó ayer y se prolongará hasta mediados de julio. :: diaz uriel/
El asfaltado de las calles de la zona comenzó ayer y se prolongará hasta mediados de julio. :: diaz uriel

El Ayuntamiento sostiene que se instalará más equipamiento urbano y se habilitarán aparcamientos para discapacitados, bicicletas y motos Los vecinos de Beratúa rechazan la reducción de aparcamientos y mobiliario urbano

ARANCHA JODRA/J.E. LOGROÑO.

La calle Beratúa se encuentra en obras con motivo de la pacificación vial promovida durante el verano del 2017 por el Ayuntamiento de Logroño. La propuesta definitiva fue votada a favor por, al menos, 150 comerciantes, empresarios y vecinos de la zona en el salón de actos del colegio Rey Pastor, el 30 de agosto del año pasado. Un año después, algunos vecinos sostienen que esta iniciativa «carece de sentido debido a que la calle no tenía necesidad de ser arreglada». Pero esa idea no unánime: «Se trata de una decisión muy acertada porque el cambio de la calle era necesario», sostienen otros.

El concejal de Transporte Urbano, Tráfico y Vías Urbanas, Francisco Iglesias, recordó ayer que el año pasado se programaron dos reuniones, en julio y en agosto, en las que se presentaron tanto el anteproyecto como el proyecto definitivo a quienes acudieron. En aquellas asambleas «se explicó el anteproyecto de pacificación vial» y, al mes siguiente, «se presentó el proyecto definitivo, incluyendo los cambios o propuestas de los vecinos».

El edil añadió que también se abordó la reducción de las plazas: «Fue algo que se explicó y se trató con delicadeza» por su especial relevancia para los vecinos. Y es que, sostiene, para pacificar una zona «hay que elevar los cruces y generar aceras más amplias que permitan que el peatón circule sin problemas y que los vehículos reduzcan la velocidad lo que, al final, es la filosofía de una vía pacificada».

Las previsiones indican que las obras de la calle Beratúa finalizarán a mediados de este mes

La supresión de plazas para vehículos de motor es «inevitable» pero, a cambio, «se van a generar nuevas plazas de aparcamiento para discapacitados, bicicletas y motos, que son colectivos que, hasta el momento, no disponían de zonas específicas», abundó el concejal.

El mobiliario urbano es otro de los motivos de queja de los residentes de la zona que se preguntan «de qué sirven las aceras más anchas si no se van a habilitar más bancos para sentarse». El Ayuntamiento apela a la paciencia ya que «las obras acaban de comenzar y no será hasta el final cuando se comience a instalar el mobiliario urbano al completo» de la zona en la que se está actuando.

Ante las quejas, el concejal de Movilidad concretó que «no solo se recuperará la totalidad de mobiliario que había antes del comienzo de las obras, sino que el ensanchamiento de las aceras va a permitir incorporar nuevos bancos y jardineras en la zona». Los operarios, que trabajan a jornada completa, comenzaron ayer con el asfaltado de la calle y solo pararon por la tarde debido a la fuerte tormenta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos