Concéntrico reparte los módulos-taburete de la instalación 'Taburete Tower' entre los logroñeses

Concéntrico reparte los módulos-taburete de la instalación 'Taburete Tower' entre los logroñeses

No hubo para todos, pero sí para los 23 primeros de la fila formada junto a Casa Farias

Este jueves ha finalizado con enorme éxito la quinta edición del Festival Internacional de Arquitectura y Diseño de Logroño, y prueba de ello son las más de 45.000 personas que durante los últimos seis días han disfrutado de sus 16 intervenciones, 5 exposiciones (alguna continúa) y 32 actividades paralelas, todas ellas orientadas a redescubrirnos e implicarnos en la ciudad y su urbanismo. Su principal atractivo son las instalaciones realizadas para la ocasión por arquitectos, diseñadores y artistas de distinta procedencia, todas con carácter efímero. Pero este año, por primera vez, una pequeña parte de Concéntrico perdurará en las viviendas de una veintena de ciudadanos anónimos.

Ellos fueron los primeros en sumarse este jueves a la fila convocada junto a Casa Farias. Tras el desmontaje de la obra allí expuesta estos días, 'Taburete Tower' del arquitecto polaco Jakub Szczesny, el propio autor quiso que las distintas piezas que armaban su torre se repartieron entre los ciudadanos, en un gesto tan generoso como el que Casa Farias (sede de Cáritas) hace cada día con su labor. Su estilizada torre estaba compuesta de 23 módulos, los más pequeños a modo de taburete con base triangular y otros algo más grandes, quizá más apropiados como estantería.

No hubo para todos los presentes, pero quienes consiguieron su trofeo, lo hicieron encantados. Como Maite y Obdulia, dos trabajadoras de la propia Casa Farias. O Yolanda, a quien acompañamos hasta el salón de su casa en Ruavieja para ver cómo quedaba la pieza adquirida en su salón. U Óscar, quien tenía reservado un rincón de su salón para este taburete, junto a unas sillas senegalesas.