Un centenario con estreno

Inauguración del nuevo 'Juguettos' y acto de entrega de la placa de Empresa Centenaria. :: díaz uriel/
Inauguración del nuevo 'Juguettos' y acto de entrega de la placa de Empresa Centenaria. :: díaz uriel

Gónlez, la actual Juguettos, ingresa en el Club de Empresas Centenarias Riojanas coincidiendo con su nueva apertura en el 7 de Calvo Sotelo

J. C. LOGROÑO.

Lejos queda aquel 1918 cuando Julián González de Garay abría un bazar en la esquina entre Marqués de Vallejo y San Juan que con el paso de los años y un traslado se convertiría en la juguetería de referencia en Logroño... sobre todo cada Navidad. Hoy, 100 años después y con una nueva campaña ya en marcha, Gónlez, la actual Juguettos, celebra su centenario en la capital y lo hace, además, estrenando nuevo espacio. De Muro del Carmen, donde se ubicó desde 1960 hasta el pasado febrero, a Calvo Sotelo, en pleno paseo de las Cien Tiendas, donde ayer colocaban la placa que convierte a un negocio que sigue siendo familiar en nuevo miembro del Club de Empresas Centenarias de La Rioja.

Un siglo «de trabajo bien hecho», según ponía de manifiesto ayer la FER en un acto de homenaje, durante el cual generación tras generación han conformado su actual mapa de jugueterías con establecimientos también en Pérez Galdós y en los centros comerciales Berceo y Parque Rioja.

«Empezó como bazar, pues los únicos juguetes que entonces había eran muñequitas de cartón-piedra, cochecitos de hojalata y poco más... En la tienda de mi abuelo se vendían baúles, lápices de labios, máquinas de cortar el pelo, quincalla, cepillos... Hasta que en el 60 se trasladan a Muro del Carmen, a la que llamábamos tienda grande, vendiendo también lanas, maletas, lámparas... Cada Navidad, eso sí, se hacía el cambio a juguetería», recuerda Jesús González de Garay Fernández, nieto del fundador y uno de los actuales propietarios de Jugueterías Gónlez.

«La nueva tienda ha sido montada siguiendo los parámetros de las jugueterías actuales, con 370 metros cuadrados de sala de ventas, pues antes teníamos 90 y 100 de sótano y no todos bajaban... La apertura en el centro es de cariño y de apoyo al comercio de ciudad, si bien estamos presentes en los dos centros comerciales, donde por suerte o por desgracia la gente, y más las nuevas generaciones, están acostumbradas a ir», explica Jesús, quien pone de manifiesto que «siempre he pensando que en el centro quedará un núcleo de comercio que, con calidad y buen servicio, siempre seguirá funcionando. A la ciudad le viene bien que el comercio espabile, y el del centro de la ciudad también», concluye.

 

Fotos

Vídeos