Bar-terraza, spa... lo que Correos ofrecerá

Bar-terraza, spa... lo que Correos ofrecerá

Los responsables de la rehabilitación del edificio de la plaza de San Agustín gestionan las licencias para llevar a cabo la intervención

María José Lumbreras
MARÍA JOSÉ LUMBRERASLogroño

Tras años y años de vallas en la calle, hay tantas ganas de que mejore el entorno de la plaza de San Agustín que las cosas que le afectan no dejan de llegar al pleno de la Corporación. En el último se habló de los contenedores de las traseras del edificio de Correos, en la calle Valvanera, pero en el de agosto se urgió a la propiedad del inmueble, con los votos de la oposición, la limpieza y saneamiento de los alrededores del mismo.

¿Empieza o no la obra del hotel? ¿Cómo va a ser? El trámite de la licencia ambiental y de obras está en marcha. Y, a cuenta de ello, tanto el estudio geotécnico como el proyecto básico de rehabilitación integral se han expuesto al público, también a través de la web municipal. Una resolución de Alcaldía de junio abre la emisión de los informes técnicos pertinentes. La misma alcaldesa contó a la Corporación los deseos de los responsables de iniciar las obras antes de que acabe el año.

La documentación que ha pasado por la fase de exposición pública señala que la antigua sede de Correos en la capital va a albergar un hotel de cinco estrellas con 41 habitaciones y otros servicios, todos ellos en cinco plantas, la sótano incluida, dado que en ella se han diseñado las zonas de spa, gimnasio y otros tratamientos. En la planta baja, según el proyecto presentado, estarán, además de la recepción, la zona de restaurante y desayunos. Está previsto que el restaurante tenga un acceso independiente por la calle San Agustín, mientras que el antiguo muelle de descarga de la calle Valvanera se reconvierte en un espacio tipo invernadero para sala de desayunos. Además, en esta planta habrá cuatro habitaciones, una de ellas adaptada.

La primera planta se construye solo en parte para dar más espacio a la recepción-lobby de la planta baja y en la mitad construida se habilitan hasta nueve habitaciones. En la siguiente planta, en la segunda, habrá hasta diecisiete habitaciones, nueve hacia la calle Valvanera y ocho mirarán a la plaza de San Agustín.

Terraza en la última

Y en la última se adecuarán otras once habitaciones, dos de las cuales serán suites que encajarán en los torreones. La terraza será servicio a un bar de uso público con vistas a la plaza de San Agustín. En total, la superficie útil sumará los 2.216 metros cuadrados.

Los estudios realizados al estado del edificio concluyen la necesidad de una intervención estructural, dado que fue en 2008 cuando el inmueble fue sometido por última vez a una actuación de refuerzo que no se completó, con lo que el edificio quedó en condiciones muy deficientes y de riesgo para su uso, se indica en la documentación presentada. De hecho, la planta cubierta se hubiera derrumbado de haber sido apuntalada, concreta.

Y si para el interior de Correos se plantea como opción el derribo interior manteniendo siempre las fachadas, para el exterior se propone «la recuperación de la imagen del edificio despojándola de añadidos, instalaciones y tratamientos inadecuados, procurando la recuperación de elementos compositivos y ornamentales y la limpieza y reparación del revestimiento original mediante técnicas tradicionales».

El acceso al público se mantendrá en el centro del edificio con relación directa con las escaleras principales, para facilitar el uso del bar-terraza y el spa de forma independiente del hotel. «El proyecto busca cuatro principios básicos: conservación, consolidación, eliminación de añadidos y adecuación al nuevo uso hotelero de acuerdo con las ordenanzas del centro histórico del Plan General», arguye también el plan, que firma Estudi Isern Associats.

El edificio conocido como de Correos, construido en 1932, se considera un ejemplo del neobarroco en la ciudad, refiere la documentación, y cuenta con protección de tercer orden en el catálogo de edificios que acompaña al Plan General municipal. Además, el inmueble constituye una manzana entera en pleno centro histórico de la ciudad. Sede del servicio de Correos durante años, tras el intento fallido de una rehabilitación, lleva ya quince años sin uso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos