Atención, atropello: deslumbramientos y globos de agua

Atención, atropello: deslumbramientos y globos de agua

La Policía Local recomienda a los conductores «tomar medidas» contra los deslumbramientos, «una de las principales causas de los últimos atropellos» | Los agentes denuncian que grupos de menores lanzan globos de agua desde el parque de San Adrián

LA RIOJALogroño

La Policía Local de Logroño, en una nota de prensa, ha recomendado este viernes a los conductores tomar medidas para evitar deslumbramientos, ya que consideran que «ésta es una de las principales causas de los últimos atropellos ocasionados en la ciudad«. La Policía emite esta nota después de que este jueves se contabilizaran hasta tres atropellos a última hora de la tarde.

Dada la frecuencia de este tipo de accidentes a las horas crepusculares de salida y puesta de sol, la Policía Local aconseja a todos los conductores:

- Usar gafas de sol (a ser posible polarizadas)

- Tomar itinerarios por la ciudad que reduzcan en lo posible la exposición frontal al sol

- Disminuir la velocidad o parar unos minutos si la visibilidad es muy reducida

-Llevar los cristales delanteros del vehículo limpios, lo que reduce la posibilidad de deslumbramiento«.

Asimismo, recomienda a los peatones extremar la precaución al aproximarse a las calzadas cuando se dan estas condiciones de luminosidad, y que comprueben que el conductor se ha percatado de su presencia.

Globos de agua

Por otra parte, La Policía Local de Logroño ha detectado en las últimas noches que uno o varios grupos de menores «se dedican a lanzar globos de agua desde la zona de los setos o de la pasarela del parque de San Adrián a los vehículos que circulan por la circunvalación o por sus viales laterales«. Los agentes indican que se trata de grupos grandes de jóvenes »que abandonan el lugar corriendo inmediatamente después y alguno de los ellos ha podido ser identificado«.

Dada la peligrosidad de estos actos, la Policía Local informa de que se intensificará en lo posible la vigilancia para evitar que ocurra de nuevo, e indica la importancia de que los padres conciencien a sus hijos sobre que estas actitudes, ya que, «lejos de ser un juego o un travesura más o menos divertida, son un hecho sumamente peligroso que puede provocar accidentes de enorme gravedad». Además, pueden llegar a constituir por sí mismos un delito contra la seguridad vial, con independencia de la responsabilidad que puedan conllevar por los accidentes causados.