Aroma a frutas y sabor carnoso

En San Bernabé gran reserva especial destacan sus aromas a fruta, licor, hierbas silvestres y ligeros toques cítricos en nariz. En boca su sabor es más carnoso, sabroso y muy equilibrado, con un amargor final elegante y un retrogusto entre dulce y ácido y un fino amargo. Es un aperitivo ideal tomado solo, con un hielo y un trozo de piel de limón, y en cóctel funciona tanto en clásicos como el Negroni o el Manhattan como en los más novedosos Ebroside o San Bernabé.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos