Un arenero bajo sospecha

Tania Bañares y sus hijos observan, desde fuera, la extensión de arena de sílice en la zona de juegos del colegio Caballero de la Rosa. :: díaz uriel/
Tania Bañares y sus hijos observan, desde fuera, la extensión de arena de sílice en la zona de juegos del colegio Caballero de la Rosa. :: díaz uriel

Una madre denuncia la presencia de arena de sílice en el patio del Caballero de la Rosa | Los primeros análisis de Educación descartan que sea un producto nocivo, pero va a encargar «un estudio independiente» para descartar riesgos

África Azcona
ÁFRICA AZCONALogroño

Una madre del colegio Caballero de La Rosa lleva desde mayo movilizándose en solitario para reclamar la retirada del arenero de la zona de juegos del patio escolar argumentando que contiene arena de sílice y puede provocar problemas de salud, similares a la silicosis, muy común en los mineros. Tania Bañares, con un hijo de 5 años en el centro, comenzó su 'batalla' enviando un 'whatsapp' al Ayuntamiento de Logroño desde donde le confirmaron la composición. A partir de entonces no ha parado, comenzó a recabar información y luego a lo largo de los meses ha seguido con el envío de una batería de escritos (hasta 12) a las distintas instituciones riojanas y sus responsables (Ayuntamiento, colegio, Sanidad y Educación) explicando su inquietud. El resultado es una investigación abierta por la Consejería de Educación, encargada de la instalación del arenero, que sigue abierta y que pretende indagar si realmente es una preocupación fundada, algo que en principio descarta al entender que se confunde arena, «un producto tratado y lavado», con polvo de sílice, «el más problemático porque puede entrar por las fosas nasales cuando existe una exposición prolongada». Hasta la fecha, según explica el director de Educación, Miguel Ángel Fernández, se han realizado dos estudios que confirman que «esta situación no es extrapolable a la zona abierta de juegos, en un entorno aireado y con un número de horas en contacto reducido». Las investigaciones, explica, están avaladas por técnicos de la consejería y una empresa externa autorizada por la ENAC (entidad nacional de acreditación) que se dedica a este tipo de instalaciones y la propia empresa que puso el arenero.

«Todos concluyen que se ajusta a las normas», señala Fernández, si bien adelanta la intención de Educación de solicitar un informe independiente que certifique que no hay riesgo para los niños, «pero tenemos plena tranquilidad». «Si vemos que hay riesgo, inmediatamente la retiraremos». Paralelamente, desde Salud Pública y Consumo también se afirma que la exposición ambiental al polvo no alcanza niveles «para enfermar»; no obstante, recomienda para zonas de usos infantiles el empleo de arena de playa o de río lavada.

La sílice
Es un mineral natural que se presenta en varias formas, algunas más peligrosas que otras.
El peligro
Respirando demasiado el polvo puede provocar silicosis.
Arenero
Educación argumenta que no contiene polvo, sino arena «lavada y tratada». La madre replica que los granos se erosionan y se origina polvo, sobre todo en un colegio.

Tania Bañares lo que tiene claro es «que fue un error poner esta instalación» y argumenta tras sus indagaciones que no existe ningún estudio que confirme que la arena de sílice no es peligrosa. «Estos niños también están en espacios cerrados con esta arena, en sus clases, y en nuestros domicilios también convivimos con la arena, se transporta en las prendas y cabellos», concluye.

 

Fotos

Vídeos