Cal y arena para la Cofradía de San Bernabé

La siguiente interlocutora quiere felicitar a la Cofradía San Bernabé por su colaboración en estas fiestas pero también quiere mandarles «un tirón de orejas». Esta vecina logroñesa relata que «el día de la ofrenda en el Revellín había unas treinta sillas reservadas para ellos que quedaron vacías». Considera que «ya que el Ayuntamiento tiene el detalle de hacerles la reserva, no es de recibo que ellos no la correspondan cuando la alcaldesa sí ha participado en los diferentes actos que ellos han organizado. «Hay que saber corresponder», sentencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos