#Aparcaoconunpar: Se puede, no se puede, ¡se puede!

#Aparcaoconunpar: Se puede, no se puede, ¡se puede!

El goteo de infracciones se mantiene constante y surgen nuevos 'ingeniosos' conductores que sorprenden con su facilidad para encontrar 'creativos' espacios (ilegales, eso sí) de aparcamientos

Luismi Cámara
LUISMI CÁMARALogroño

«Me quiere, no me quiere, me quiere, no me quiere... ¡Me quiere!». Quién no ha cogido alguna vez una margarita y le ha preguntado si su amor era correspondido. Se iban arrancando pétalos y, cuando sólo quedaban unos cuantos, no se dudaba a la hora de arrancar dos para hacer que las cuentas cuadraran y que el 'sí' se impusiera al 'no'. Un exceso de pétalos no podía impedir que el amor triunfara sobre la naturaleza, ni evitaba la satisfacción que se sentía cuando el resultado final (condicionado totalmente por el 'arrancador') era afirmativo.

Algo así deben sentir aquellos conductores que se convierten periódicamente en protagonsitas de #Aparcaoconunpar por sus (malas) artes a la hora de encontrar un espacio en el que dejar estacionado su vehículo. «Me entra, no me entra. Se puede, no se puede... ¡Se puede!». Como con la margarita, la realidad no se corresponde necesariamente con el deseo. Sin embargo, como con la margarita, se olvida la lógica y se impone el instinto. Ese que se olvida de todo (y de todos) aquello lo que no sea cumplir con esa ansia codiciosa. ¡Qué más da si no hay espacio! ¡A quién le importa si molesta! ¡Si es sólo un momento (o una noche, o el tiempo que considere necesario)!

Lo bueno de estos malos comportamientos es que siempre hay algún lector dispuesto a denunciar esas faltas de civismo y empatía. Pese a que ya hemos ofrecido varias entregas de #Aparcaoconunpar, hay que reconocer que el goteo de infracciones se mantiene constante y que, cuando creíamos que lo habíamos visto todo, surgen 'ingeniosos' conductores que nos sorprenden con su facilidad para encontrar nuevos espacios de aparcamientos allí donde otros ven pasos para peatones, aceras o carriles bici.

Aquí van unos cuantos elemplos más de los que significa #Aparcarconunpar:

Siete Infantes de Lara Desterrados a la acera

Los motociclistas se quejan de que algunos coches no tienen ningún reparo en ocupar los espacios destinados a sus motos. «Estamos ya hasta el gorro», comenta un motero afectado. Explica que se ven obligados a aparcar de malas maneras sobre la acera «habiendo sitio habilitado para nuestros vehículos». Como muestra, esta imagen tomada en la calle Siete infantes de Lara.

Madre de Dios Pegadito al hotel

Cuenta con sorna el denunciante que el conductor de la imagen «no quería buscar aparcamiento». ¿Para qué lo iba a hacer cuando podía dejar el coche justo delante del hotel? Desde luego que no se puede dejar mucho más cerca... El coche está junto al hotel AC La Rioja, en la calle Madre de Dios.

Paseo de Dax Carril bici inutilizado

«Así se ayuda a la movilidad escolar en Logroño. Cuánto civismo y consideración por el resto de usuarios», lamenta un lector sobre esta imagen de la furgoneta inutilizando el carril bici junto a la Esdir, en el Paseo de Dax. «Estamos educando a nuestros hijos en las prisas, el peligro, la agresividad y la violencia vial, ¿es esa es la ciudad que queremos para ellos?», se pregunta. Desde luego que no.

Lardero Así se enseña a aparcar

Si es el coche de la propia autoescuela el que se atreve a aparcar sobre la acera sin que le tiemble el pulso, cómo no lo van a hacer sus clientes. Que se acaba la zona para aparcar... pues todavía queda acera. La imagen está tomada en Lardero, en la esquina Francisco de Goya con la calle 3 de abril.

Calle Rey Pastor A falta de una...

Y si parecía que el #Aparcaoconunpar anterior podía resultar una excepción, ahí va otro ejemplo de un coche de una autoescuela estacionado donde le ha venido bien al conductor (y no le ha venido bien precisamente en un lugar adecuado). Ahí está, en dirección contraria, en la calle Rey Pastor y entre dos pasos de peatones.

Calle La Cadena Aparcamiento pese a la prohibición

«En la calle La Cadena todos los días del año hay coches aparcados pese a la prohibición clara de la señal colocada en la vía», cuenta un vecino de la zona. «Es una calle por la que todos los días transita la Policía Local, que tiene sus oficinas en Ruavieja, pero nunca multa a estos vehículos, por lo que se considera ya zona de aparcamiento», lamenta el denunciante.

Calle Naval «No con un par, con docenas de pares»

Otra denuncia en la que poco hay que añadir a lo que cuenta el lector: «No con un par, sino con docenas de pares. Así aparca el personal en la calle Naval del Polígono de Cantabria. Las aceras están llenas de coches y, si bien es verdad que no es zona de paso peatonal, al que le toca se tiene que ir hasta la carretera con el consiguiente riesgo ante el paso de vehículos industriales».

Arnedo En los pueblos también hay que aparcar bien

Advierte el denunciante de que, aunque Arnedo sea un «pueblo», también hay que aparcar bien. Efectivamente, da igual si es ciudad, pueblo o pedanía, las normas de tráfico y el respeto a los otros conductores y a los peatones debe ser igual en todos los lugares.

Calle Miguel Delibes Aparcamiento al gusto

«No hay sitio y aparcan donde quieren», denuncia un lector. Así es. Si no hay zona de estacionamiento, alguno, como el de la imagen en la calle Miguel Delibes, junto a la estación de tren, se lo crea en cualquier espacio, a su gusto.

Calle Francisco de Goya Acaparando espacio público

Lo que sucede en la calle Francisco de Goya a la hora del comienzo del las clases en el colegio Divino Maestro es una «acaparación del espacio público» por parte de los padres que van a dejar a sus hijos al centro educativo. Desde luego, la imagen es muy clara y se pueden contar muchos coches mal estacionados.

Envía tus denuncias para #Aparcaoconunpar

Ya sabes que nos puedes hacer llegar tus denuncias para La Guindilla a través del WhatsApp de Diario LA RIOJA. Si tu queja se centra en los malos aparcamientos que se realizan por las calles de Logroño, puedes mandarla a través del 620634342 con el hashtag #Aparcaoconunpar y entrará a formar parte de la sección especial dedicada a este asunto tan sensible para nuestros lectores.