Un antirrobo para evitar que 'vuelen' kilómetros de cable

La UR y el Ayuntamiento ponen en funcionamiento el dispositivo que avisa del robo de cable (45 kilómetros en cinco años) en el momento en el que se produce

María José Lumbreras
MARÍA JOSÉ LUMBRERASLogroño

El sistema antirrobo de cable ideado por la Universidad de La Rioja y por técnicos municipales para el Ayuntamiento de Logroño, que se ha constituido en la primera patente del Consistorio, ya está en marcha, colocado en un armario eléctrico situado en el Paseo del Prior y controlando 16 puntos de luz. Queda ahora la expansión a los demás puntos de control eléctrico -hay 320-, una tarea de la que ahora se tiene que encargar la administración local y que, en sus primeros estadios, incluirá los polígonos industriales.

¿Cómo funciona el invento? El prototipo instalado consigue detectar el corte del cable en el momento en el que se produce, de manera que, en cuestión de segundos, emite un mensaje al dispositivo que se decida y el texto que remite señala la dirección en la que se está produciendo el suceso. Dado que el robo de cable es una operación que requiere tiempo, dado que, una vez cortado, el cable hay que extraerlo con métodos de fuerza, los dispositivos policiales tienen margen para abortar el intento.

La alcaldesa, Cuca Gamarra, y el rector, Julio Rubio, han presenciado este martes un simulacro en las traseras del edificio Científico Tecnológico. El primer dispositivo, después de las numerosas pruebas realizadas, se ha colocado allí porque los investigadores se encuentran al lado en el caso de que se dé cualquier problema, pero también porque ese entorno ha sufrido muchos robos de cable.

El dispositivo piloto se ha colocado en el Paseo del Prior, un entorno que sufre continuos robos de este tipo

Del dispositivo destaca, además de su robustez y solvencia, su precio, dado que cada uno costará entre 150 y 200 euros, ha indicado el técnico municipal implicado en el Rafael Álvarez, con lo que la vigilancia de los más de 37.000 puntos de la luz de la ciudad y la ingente cantidad de líneas eléctricas requeriría una inversión de unos 150.000 euros. En cada uno de los centros de mando se han de colocar entre uno y seis circuitos que controlan los puntos de luz. «Hay soluciones técnicas muy complejas y muy sofisticadas en el mercado, pero nos hemos ido a una muy viable en lo económico», ha apuntado.

En los últimos cinco años se han robado en Logroño más de 45 kilómetros de cable con el perjuicio económico, pero también de servicio público e incluso de seguridad ciudadana, ha destacado la alcaldesa, quien se ha fijado en el interés de la innovación en la resolución de los problemas diarios de la ciudad.

Así Gamarra ha felicitado a los investigadores «que han encontrado una solución tecnológica e innovadora, exclusiva e integrable dentro de la plataforma 'Smart Logroño', que evitará un problema que afecta a las administraciones públicas y a particulares».

Una patente conjunta

El rector, Julio Rubio, se ha fijado en lo «simbólico que este anuncio de puesta en marcha de la patente conjunta Universidad-Ayuntamiento» tenga lugar en el día de San José, patrono de los ingenieros industriales, y ha incidido en la necesidad de vocaciones para este tipo de formación.

Juan Carlos Sáenz-Díez Muro, profesor del Departamento de Ingeniería Eléctrica de la Universidad de La Rioja, ha estado al frente del equipo de investigadores del que también han formado parte Emilio Jiménez Macías y Juan Manuel Blanco Barrero del Departamento de Ingeniería Eléctrica; y Julio Blanco y Mercedes Pérez de la Parte, del Departamento de Ingeniería Mecánica.

Estos investigadores forman parte del Grupo Modeling and Simulation in Science and Engineering. El Grupo M&S es el más activo de la Universidad de La Rioja en el desarrollo de patentes. En concreto, han solicitado 57 patentes desde 2005 sobre un total de 93 solicitudes cursadas en la UR desde su creación.