Andrea Ruiz, de 19 años, y Álvaro Marín, de 29, Vendimiadores de San Mateo 2018

Álvaro Marín y Andrea Ruiz (en el centro), flanqueados por los Vendimiadores del año pasado, Natalia Sáez y Cristián Sacristán.  :: juan marín/
Álvaro Marín y Andrea Ruiz (en el centro), flanqueados por los Vendimiadores del año pasado, Natalia Sáez y Cristián Sacristán. :: juan marín

La edición más emotiva e intensa de los últimos años premia la constancia de los dos elegidos, que repetían convocatoria por segunda vez consecutiva

MARTA HERMOSILLA/R.G.L. LOGROÑO.

Logroño y los logroñeses ya conocen a sus representantes para las fiestas mateas de este año. Los nuevos Vendimiadores son Andrea Ruiz, de 19 años, que se ha convertido en la aspirante elegida más joven de la historia del certamen; y Álvaro Marín, de 29 años.

El acto de proclamación, tras las últimas entrevistas personales, tuvo lugar ayer en el Salón de Plenos del Ayuntamiento, donde los 19 candidatos esperaban con nervios la decisión, más que difícil, del jurado. «Este año ha sido muy complicado elegir, hasta las 12.28 no sabíamos quiénes eran los Vendimiadores», confesaba el concejal de Festejos, Miguel Sáinz.

La cita fue, como siempre, emocionante, con lágrimas de alegría de los ganadores y de pena de los que no salieron elegidos. De las boca de alguno de ellos resonaba la copla de no volver a intentarlo aunque la alcaldesa de Logroño, Cuca Gamarra, les animó a que «os volváis a presentar y volváis a intentarlo porque, muchas veces, las cosas no se consiguen la primera vez». Y es que la constancia da sus frutos, ya que tanto para Andrea como para Álvaro la de este año era la segunda intentona consecutiva de convertirse en Vendimiadores.

En la gala también hubo palabras para los salientes, Natalia Sáez y Cristian Sacristán: «Se llevan el cariño de muchos logroñeses y de la Corporación. Siempre han tenido una sonrisa en la cara y han sido fieles a su estilo», destacó Miguel Sáinz. Despedirse de su título les costó alguna lagrima, pero con una enorme sonrisa sacaron fuerzas para aconsejar a los recién llegados: «Disfrutad de esta experiencia desde ya, somos vuestro ejemplo pero también somos vuestra ayuda».

Andrea y Álvaro no creían que iban a ser los elegidos, pero para ambos esta experiencia ha sido un «sueño hecho realidad». Comentando sus aficiones y caracteres, se vio en ellos a una pareja bien compenetrada que podía representar a los logroñeses tanto dentro como fuera de la comunidad. Bajo la ilusión de formar «un buen equipo», los dos Vendimiadores ya solo piensan en disfrutar las fiestas de San Mateo «al máximo», deseando que llegue el momento del disparo del cohete.

Ayer, nada más ser proclamados Vendimiador y Vendimiadora del 2018, salieron del Ayuntamiento arropados por sus compañeros que les daban la enhorabuena y vitoreaban sus nombres. Con una sonrisa de oreja a oreja, los flamantes elegidos llegaron al Espolón, donde jueces y compañeros, conformaban un pequeño paseíllo que conducía a la fuente del Espartero, donde recibieron su 'bautismo'. El chapuzón, al que se unieron Natalia y Cristian, acabó con el abrazo de los cuatro, mientras en la plaza se gritaba: «Vivan los Vendimiadores, viva San Mateo».

 

Fotos

Vídeos