El alcalde justifica el fichaje de su personal de confianza por sus carreras profesionales

El alcalde justifica el fichaje de su personal de confianza por sus carreras profesionales

Los portavoces de la oposición se preguntan por las funciones concretas de los asesores y alertan de la posibilidad de duplicidades

María José Lumbreras
MARÍA JOSÉ LUMBRERASLogroño

El pleno se daba este viernes por enterado de las designaciones de personal eventual, el de confianza del Gobierno local, y el alcalde, Pablo Hermoso de Mendoza, aprovechó la sesión, que era de carácter extraordinario, para explicar los criterios que ha seguido a la hora de designar a quienes ocuparán estos puestos, sobre todo a los que serán adjuntos al gabinete y jefe de promoción económica. Los adjuntos serán el arquitecto urbanista Borja López, Noelia Loero, que procede del campo de la formación y el empleo y María Sanz, que llega de La Rioja Turismo. Y la labor de jefe de promoción económica la desempeñará Javier Ridruejo, procedente de la Agrupación Empresarial Innovadora del sector TIC de La Rioja (Aertic), donde ha venido ejerciendo como secretario general.

El primer edil destacó que se trata de personas con carreras consolidadas que han decidido ayudar al Ayuntamiento a afrontar sus nuevos retos, por lo que les agradeció el paso que han dado. Frente a lo que ha podido ocurrir en otras ocasiones, esta vez «no es gente sujeta a la pertenencia a un partido, sino que desarrollan una carrera profesional y van a ayudar a captar talento», alegó también. Dado que el Consistorio podría contratar a tanto personal de confianza como número de concejales tiene, es decir, 27, para él este Ayuntamiento ha sido bastante prudente y lo realizado «tiene todo el sentido del mundo».

Personal de confianza
El pleno conoció el acuerdo que se refiere al personal eventual. No había que votar, pero sí hubo intervenciones.
Informe de la Intervención
La Intervención ha remitido al Tribunal de Cuentas un informe sobre ingresos. «Ninguna anomalía», resumió la concejal del área.
Plan económico financiero
El Ayuntamiento incumplió en 2018 la regla de gasto que fija la ley nacional, estricta para evitar desmanes en los consistorios que van mal; injusta, según ha defendido Logroño en los foros nacionales, con los que tienen números positivos. El plan exige volver al equilibrio en el próximo presupuesto.

Si el portavoz de Cs, Julián San Martín, preguntó si su labor va a ser asesora o si además van a gestionar, el portavoz del PP, Conrado Escobar, expuso la posibilidad de que se den duplicidades y recalcó que, en todo caso, «ese entorno de confianza tiene que servir al interés común y encajar y servir a la maquinaria administrativa». Hermoso de Mendoza insistió en que «nadie sobra», en que «la coordinación tiene que ser máxima» y en que «unas tareas son administrativas y otras de impulso, con objetivos muy claros».

Tres sesiones extraordinarias en ocho días

Sí, lo de este viernes fue otro pleno extraordinario. Y van tres en poco más de una semana. Todo para articular la estructura con la que se organizará la Corporación, pero todo esto ya está hecho y ahora queda que los concejales se estrenen en una sesión ordinaria, de esas que aprobaron que se celebraran los primeros jueves de mes, a las diez de la mañana. No va a ser todavía porque todo apunta a que, si bien habrá pleno ordinario de agosto, éste se adelante, como suele ocurrir, a los últimos días de julio. En cualquier caso, los grupos de la oposición ya van haciendo públicas las mociones que quieren defender en un pleno de este tipo, que van desde la subestación de Cascajos al comercio de Vara de Rey.

Respecto a la 'hoja de ruta' del Gobierno local, reclamada por la oposición, el alcalde pidió un tiempo para exponerla, dado que estos primeros meses se los han marcado para «aterrizar» y conocer bien la casa. «Sería imprudente decir cosas que la realidad pueda contradecir».

La sesión plenaria sirvió además para aprobar el plan económico financiero que el Ayuntamiento debería aplicar estos dos próximos ejercicios a cuenta del incumplimiento de la regla de gasto el año pasado, cuando en vez de desembolsarse 130 millones se utilizaron 133. El documento, que pasó con la unanimidad de los grupos, señala que basta con aprobar un nuevo presupuesto que contemple el equilibrio presupuestario y que no hacen falta más medidas. El ejercicio 2018 se cerró con 14,2 millones de euros de superávit y hasta 15 de remanente de tesorería, con un endeudamiento situado en el 35% de los ingresos corrientes liquidados y con un incumplimiento de la regla de gasto del 2,38% a cuenta del uso de los remanentes.

El pleno también conoció el informe que la Intervención General ha remitido al Tribunal de Cuentas en materia de ingresos. «No se ha detectado ninguna anomalía», según resumió la concejal del área, Esmeralda Campos.